15 razones para ser fibroadicta

0

A pesar del bajo contenido calórico de la fibra, es de suma importancia incluirla en tu alimentación, ya que juega un papel clave como reguladora en la actividad intestinal. Es un componente natural que se encuentra en muchos de los alimentos que consumes a diario y que es devuelto al exterior con las heces fecales. Esta sustancia no es digerida por los jugos gástricos ni, por lo tanto, utilizada por el cuerpo. Y aquí viene su función más importante: ¡la fibra controla tu peso! Tiene de 1 a 2.5 calorías por gramo pero te proporciona una increíble sensación de saciedad. Es decir, no engorda pero hace que ingieras menos alimentos.


Laxante natural

Sólo los productos de origen vegetal contienen fibra, es decir, la encuentras en la fruta, los cereales integrales o enteros y las leguminosas (frijol, lenteja, haba y garbanzo). La fibra es un excelente laxante natural, que provee volumen y absorbe agua, resolviendo los problemas de estreñimiento leve.

Todo con medida
Como en todo, los excesos siempre resultan malos y este caso no es una excepción. Y es que una cantidad extremadamente alta de fibra puede interferir con la absorción de calcio, zinc, hierro y magnesio. Esto se debe a su contenido de ácido fítico: es una sustancia que atrae como imán a los minerales antes mencionados y deja tu organismo sin ellos.
Los nutriólogos recomiendan  ingerir de 20 a 30 gramos de fibra al día (30% de los cuales deben ser solubles), pero si de plano sientes que no tienes tiempo de consumirla, prepárate por las mañanas un
licuado con avena cruda. Se trata de un alimento 100% natural y nutritivo, que te proporciona un alto contenido de fibra soluble, además de contribuir a la disminución del colesterol en tu sangre.  Ahora que si normalmente tu régimen alimenticio incluye pocas frutas y verduras, es importante que te acostumbres a comer diario una fruta fresca y una porción de pan, cereal o pasta integral.

15 razones para consumirla
1. Reduce el nivel de colesterol considerado “malo”.
2. Controla el peso.
3. Disminuye el riesgo de padecer diabetes y enfermedades del corazón.
4. Da volumen a las heces fecales, por lo que ayuda a la evacuación.
5. Ayuda a curar el estreñimiento.
6. Facilita las funciones del intestino grueso.
7. Disminuye el colesterol en la sangre.
8.  Crea una barrera contra las infecciones.
9. Reduce los riesgos de padecer enfermedades intestinales, como el cáncer de colon.
10. Disminuye las molestias relacionadas con la gastritis.
11. Para que la fibra “funcione” debes beber seis vasos diarios de agua, así que ¡te ves obligada a hacerlo!
12. Controla los niveles de azúcar en la sangre de los diabéticos.
13. Es baja en calorías y grasas.
14. Te da una sensación de saciedad.
15. Es natural y fácil de obtener.

Aumenta tu consumo de fibra

• Diariamente come de tres a cinco porciones de vegetales crudos, de dos a cuatro porciones de fruta y cereales, pan y pastas integrales.
• Come varios tipos de leguminosas cada día.
• Agrega legumbres, granos, vegetales y frutas a tus sopas y ensaladas.
• Acostumbrate a comer las papas con cáscara.
• Recuerda que el desayuno es una buena ocasión para consumir alimentos con alto contenido de fibra.
• Una o varias veces por semana, en lugar de carne, pollo o pescado consume platillos hechos con frijoles o lentejas.
• Prefiere el pan integral en lugar del pan blanco.
• Come como botana zanahorias ralladas o rodajas de pepino.
• Al cocinar, sustituye las harinas refinadas por harinas integrales.
• Espolvorea salvado de trigo natural  o tostado sobre los cereales, el yogurt o las ensaladas,  ya que contiene dos veces más cantidad de fibra que el salvado de arroz o de avena.
• Come la fruta “entera” en lugar de tomar sólo el jugo.

 

Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar