Cáncer de mama: riesgos, detección y tratamiento

Cáncer de mama: riesgos, detección y tratamiento
iStock/Thinkstock

Octubre es el mes de la lucha contra el cáncer de mama y el 19 es el día específico para combatirlo a nivel mundial.
El objetivo de esta campaña que se lleva a cabo año con año, es informar y crear conciencia para una detección oportuna.

Primer paso, la autoexploración

Si bien el cáncer de mama afecta principalmente a las mujeres, alrededor de 1% se diagnostica en los hombres. Igual que con todo tipo de cáncer, los pacientes deben estar conscientes de la importancia de la prevención y pronta detección para ofrecerse a sí mismos la mejor oportunidad de recibir tratamiento.

Reducción del riesgo

Las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama desgraciadamente corren más riesgo de desarrollar la enfermedad, pero si realizan algunos cambios en el estilo de vida pueden disminuir su riesgo general, comenta la Dra. Sandhya Pruthi, especialista de la Clínica de Mamas de Mayo Clinic. “Los estudios han demostrado que los cambios en el estilo de vida disminuyen el riesgo de cáncer de mama, hasta en las mujeres que corren alto riesgo”, y recomienda tomar las siguientes medidas:

Cáncer de mama: riesgos, detección y tratamiento
iStock/Thinkstock

* No fumar.

Se acumulan las evidencias respecto a la vinculación entre el hábito de fumar y el riesgo de cáncer de mama, especialmente en las mujeres que aún no han llegado a la menopausia. Además, dejar de fumar es una de las mejores cosas que uno puede hacer para la salud en general.

* Restringir el consumo de alcohol.

Cuanto más alcohol beba alguien, mayor es el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Si decides consumir alcohol, sea cerveza, vino o licor, no excedas de una bebida diaria.

Cáncer de mama: riesgos, detección y tratamiento
iStock/Thinkstock

* Controlar el peso.

Ser gordo u obeso aumenta el riesgo de cáncer de mama. Eso es particularmente cierto cuando la obesidad se presenta más tarde en la vida, sobre todo después de la menopausia.

* Mantenerse físicamente activa.

La actividad física puede servir para mantener un peso sano que, a su vez, ayuda a prevenir el cáncer de mama.

* Amama

ntar. El amamantamiento puede desempeñar alguna función en la prevención del cáncer de mama. Cuanto más tiempo se amamanta, mayor es el efecto protector.

* Restringir la dosis y duración de la terapia hormonal.

La terapia hormonal combinada que se administra durante más de tres o cinco años aumenta el riesgo de cáncer de mama. Si recibes terapia hormonal para los síntomas de la menopausia, consulta con el médico respecto a otras alternativas.

Cáncer de mama: riesgos, detección y tratamiento
iStock/Thinkstock

Últimas investigaciones

El Dr. Fregus Couch, genetista de Mayo Clinic y experto internacional en el riesgo de cáncer de mama, creó un equipo con colegas de todo el mundo para formar el Consorcio de Investigadores de los Modificadores de los Genes BRCA1 y 2.

Hasta el momento, el consorcio ha realizado pruebas de ADN en 17,000 portadoras de la mutación del gen BRCA1 y en 9000 portadoras de la mutación del gen BRCA2, y ya reveló algunas mutaciones que pueden llevar a una mujer con un riesgo promedio de 65% para cáncer de mama hasta un 90% o bajarla a 30%, dependiendo de las mutaciones específicas.

El Dr. Couch y sus colegas continúan trabajando para encontrar y catalogar a los demás factores de riesgo del cáncer de mama

“En vez de dar a una mujer una cifra que realmente sólo representa su riesgo promedio para la enfermedad, lo deseable es poder ofrecerle un riesgo que considera la influencia ambiental y genética específica”.

Tratamiento personalizado

El Estudio sobre Terapia Guiada por el Genoma para el Cáncer de Mama de Mayo Clinic ayuda a los médicos a personalizar la quimioterapia para las pacientes de cáncer de mama, con base en su genoma personal y a los genomas de los tumores, señala el oncólogo Matthew Goetz.

Cáncer de mama: riesgos, detección y tratamiento
iStockphoto/Thinkstock

La intervención quirúrgica

Actualmente, la mayoría de pacientes cuyo cáncer de mama se ha diseminado a los ganglios linfáticos y recibe tratamiento con quimioterapia preoperatoria, se somete a la extirpación de la mayoría de los ganglios linfáticos de la zona axilar después de la quimioterapia para ver si se encuentran restos de cáncer.

La Dra. Judy Boughey dirigió un estudio a través del Grupo Oncológico del Colegio Americano de Cirujanos para analizar un procedimiento menos invasivo, conocido como cirugía del ganglio centinela. “Nos interesaba evaluar si dicha cirugía podía identificar con éxito si quedaba cáncer en los ganglios linfáticos después de la quimioterapia” comenta la Dra. Boughey. La extirpación de solamente pocos ganglios linfáticos también disminuye el riesgo de complicaciones quirúrgicas, tales como entumecimiento e hinchazón del brazo.

También podría gustarte

Comentarios