Cirugía bariátrica segura y efectiva

• La actualización a la NOM estipula que la cirugía bariátrica es un tratamiento que puede ser indicado para personas con obesidad mórbida y obesidad grado 2 con comorbilidades.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016, en México existen 55 millones de adultos que padecen sobrepeso u obesidad[1], siendo esta última un factor de riesgo para desarrollar comorbilidades como diabetes tipo 2, hipertensión y dislipidemias, enfermedades que generan una alta carga clínica y económica para el individuo y la sociedad[2].

En 2008 el sector salud gastó $67 mil millones de pesos en el tratamiento de la obesidad y se estima que en 2017 este gasto fluctuó entre $151,000 y $202,000 millones de pesos.[3]Además, se ha mostrado que el tratamiento de un paciente con obesidad mórbida es 30% más costoso que el de un paciente con peso normal[4].

La Norma es de observancia obligatoria para los profesionales de la salud y los establecimientos para la atención médica ambulatoria y hospitalaria de los sectores público y privado que proporcionen servicios para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad.

Actualmente existen alternativas de tratamiento para pacientes con obesidad mórbida y comorbilidades asociadas, como la cirugía bariátrica, que está indicada para pacientes con IMC entre 35 y 39.9 kg/m2con comorbilidades asociadas (DT2, hipertensión, apnea del sueño y dislipidemia, entre otras), o con IMC de 40 kg/m2o más, cuando el tratamiento convencional para la obesidad (modificaciones al estilo de vida, dieta y ejercicio) ha fallado[5].

Este procedimiento quirúrgico ha mostrado resultados duraderos de pérdida de exceso de peso; además, retrasa o evita la aparición de comorbilidades o complicaciones futuras[6], disminuyendo así el consumo de recursos destinados al tratamiento de obesidad, DT2 y otras comorbilidades, como tratamiento farmacológico y recursos hospitalarios.

En México, la cirugía bariátrica se ha convertido en uno de los principales métodos de atención para la obesidad, ya que además de propiciar la pérdida del exceso de peso y la remisión de las comorbilidades, ayuda a mejorar la calidad de vida de los pacientes[7]; sin embargo, no existían las regulaciones adecuadas para garantizar la seguridad de los pacientes. Por ello, durante el pasado julio, se realizaron modificaciones a la NOM-008-SSA3-2017, Para el tratamiento integral del sobrepeso y la obesidad, que establece la regulación técnica para la cirugía bariátrica y que tiene como finalidad establecer las características que deben cumplirse para la realización segura y confiable de este procedimiento. La modificación de la NOM incluye cambios importantes como:

  • Certificación obligatoria de cirujanos bariatras
  • Indicación de cirugía bariátrica para pacientes con obesidad tipo 2 y obesidad mórbida
  • Requerimiento de equipo multidisciplinario experimentado (psicólogo, nutriólogo, cirujano bariatra, entre otros) para llevar a cabo el procedimiento bajo la indicación del médico tratante.

Estos ajustes realizados deben ser acatados por todos los hospitales tanto públicos como privados, así como por todos los profesionales de la salud que realicen este tipo de procedimientos.

“La cirugía bariátrica es un procedimiento médico seguro y eficaz que ayuda a los pacientes con obesidad tipo II u obesidad mórbida a mantener una pérdida sostenida de peso, lo que ayuda a controlar las comorbilidades asociadas”

 Dr. Nelson Rodriguez Huerta, presidente del CMOCEM.

Esta actualización a la NOM es el resultado del trabajo en conjunto de los sectores públicos, privados y organizaciones no gubernamentales.

También podría gustarte
Comentarios