Cirugía correctiva, respuesta al labio leporino

Ante la presencia de malformaciones congénitas, como es el caso del labio leporino y el paladar hendido, hay mucho por hacer tanto desde el punto de vista terapéutico, así como del estético, pues como explica el doctor Emmanuel Carmona, médico certificado por el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, hoy, los protocolos que existen para la atención de estos problemas, tienen un pronóstico de éxito.

El labio leporino y el paladar hendido son afecciones congénitas, de origen multifactorial

Respuesta al labio leporino
iStockphoto/Thinkstock

Pero de acuerdo al especialista, están asociadas con la carencia de ácido fólico en la mujer en edad reproductiva y también tienen que ver con la ingesta de alcohol, algunos fármacos y el consumo de tabaco.

Durante el desarrollo intrauterino, la cara del bebé se forma entre las 6 y 12 semanas. En este tiempo, ambos lados del labio superior y del paladar crecen hasta unirse en la línea media del rostro. Cuando esta unión no se completa, el niño nace con labio leporino y/o paladar hendido. “Uno de cada mil niños presentan esta patología”, revela el experto.

El manejo de estos padecimientos no es exclusivo del cirujano plástico

El doctor Carmona indica: “La atención integral de estos pacientes requiere del trabajo de un equipo multidisciplinario. Las cirugías corrigen los defectos del labio y del paladar, pero durante el proceso se necesitará también la intervención de un otorrinolaringólogo, un ortodoncista, un especialista en terapia de lenguaje y un psicólogo. El objetivo conjunto es el éxito del tratamiento”.

Un proceso largo es desde el momento del nacimiento cuando es necesario que el bebé se someta a una primera intervención quirúrgica para unir de manera provisional las partes afectadas

Y cubrir el lapso en el que el niño es derivado con el equipo de especialistas que determinará el tratamiento a seguir. “Posteriormente, las cirugías deben realizarse con intervalos muy específicos, dependiendo de las áreas comprometidas. Cuando la afección es solamente en el paladar, éste se cierra a partir de los ocho meses. Cuando es únicamente en el labio, es posible operar a partir de los seis meses”.

Pero hay casos más complejos. El especialista puntualiza: “Como regla general, cuando tanto el labio como el paladar están afectados, el labio se opera a los seis meses y el paladar a los 12 meses. Cuando el defecto es mayor y el labio y el paladar están comprometidos de forma bilateral se tendrán que hacer distintos tiempos quirúrgicos. Cabe destacar que todos los niños que tienen este defecto van a requerir una tercera o cuarta cirugía en su etapa de adolescencia”.

Labio leporino
iStockphoto/Thinkstock

Excelente opción para la gente de escasos recursos económicos

Es cierto que el tratamiento integral de labio leporino y paladar hendido es un proceso largo y costoso, sobre todo para las familias que no cuentan con seguridad social. Pero hay buenas noticias. El experto explica: “Existen campañas periódicas apoyadas por diferentes fundaciones, instituciones, hospitales con clínicas especializadas y equipos de médicos que trabajan de manera altruista con una causa común: ayudar a estos pacientes. Por citar sólo un ejemplo, el Hospital ABC de Observatorio, en la capital mexicana, todos los viernes realiza cirugías de este tipo, de manera gratuita”.

Colaboración de Fundación Teletón. “El principio de la paciencia es empezar por uno mismo”.

También podría gustarte

Comentarios