¿Cómo sincronizar tu ciclo menstrual con el fitness?

Ninguna mujer combina las palabras “fitness” y “ciclo menstrual”. Para las chicas amantes del ejercicio, la menstruación representa un impedimento frustrante para sus rutinas en el gimnasio. Sin embargo, considerar que “esos días del mes” no son óptimos para realizar actividades físicas es una creencia totalmente errada. Si conocemos cómo las hormonas afectan nuestro cuerpo, podemos mejorar nuestro rendimiento en el gimnasio y eliminar esa grasa extra durante todos los días del mes.

Antes de empezar, echemos un vistazo a nuestro ciclo menstrual:

Como mujeres, estamos conscientes del “carrusel hormonal” que experimentamos a los largo del mes. Las culpables de estos desbalances son principalmente los estrógenos y la progesterona. Cada etapa tiene un nombre y una duración específica. La primera es conocida como fase folicular, e incluye la menstruación. Luego viene la fase de ovulación, término con la que la mayoría de nosotras estamos familiarizadas. Por último está la fase lútea.

Veamos cómo y qué intensidad debemos aplicar para ajustar nuestra rutina en el gym con los ciclos hormonales de nuestro cuerpo, además de qué debemos consumir para mantenernos sanas y evitar subir esos kilos de más:

Fase folicular: ¡a entrenar duro!

Este el momento adecuado para aumentar unos cuantos kilos y repeticiones en nuestro entrenamiento de pesas. Nuestro cuerpo es más resistente al dolor, sentiremos que estamos llenas de vigor y fuerza. Además, la recuperación muscular se ve favorecida.

No dudes en realizar sentadillas con peso para trabajar en los glúteos y piernas tonificadas que deseamos o esforzaste un poco más en la rutina de brazos. ¡Verás los resultados antes de lo que esperas! Lo mejor de esta etapa es que puedes incrementar el consumo de carbohidratos a la dieta, no te sientes culpable en por un plato de pasta o por antojos dulces de la tarde.

Ovulación: enfócate en la flexibilidad

No sólo nos vemos hermosas cuando estamos ovulando, también seguimos fuertes, con nuestra energía al máximo. No obstante, debemos enfocarnos en la etapa calentamiento y estiramiento tanto al comienzo como al finalizar la sesión de entrenamiento, ya que estamos más vulnerables a sufrir lesiones.

En lo que refiere a la alimentación, reduce un poco el consume de carbohidratos y procura el consumo de alimentos saludables. Recuerda que en esta fase tus posibilidades en embarazo son altas.

Fase lútea: suda al máximo

Nuestro cuerpo puede usar distintas fuentes de energía. En la fase lútea, la quema de grasa se ve incrementada, en vez de recurrir a las fuentes de glicógeno, es decir, carbohidratos. Por lo tanto, es ideal que busquemos actividades que nos hagan sudar para quemar calorías y deshacernos de la mayor cantidad de grasa corporal posible.

Existe una amplia gama de opciones como correr, ya sea al aire libre o en la caminadora, asistir a clases de spinning o insanity o realizar los populares HIIT (High Intensity Interval Training o entrenamiento en intervalos de alta intensidad). No te sientas desanimada si te notas que te falta energía o no te sientes tan fuerte como antes ¡es totalmente normal en esta fase!, como hemos dicho, es un proceso hormonal.

Por otro lado, debes seguir monitoreando nuestros alimentos y procurar mantener una dieta balanceada en carbohidratos, proteínas y grasas “buenas”. Evita los excesos a toda costa.

Menstruación: no te detengas

Estar en “esos días” no es excusa para ignorar cualquier tipo de actividad física. Hasta el momento, no existe ningún tipo de evidencia científica que valide el hecho que entrenar con la menstruación pueda efectos negativos. En contraste, es altamente recomendado para disminuir posibles dolores y mejorar nuestro estado de ánimo.

Sin embargo, si sientes que los calambres son muy intensos, evita ejercicios que te exijan demasiado. Existen alternativas como yoga, pilates o zumba, una nueva tendencia deportiva de bailes latinos para ejercitar todo el cuerpo y divertirte al mismo tiempo ¡El objetivo es mantenernos activas!

Sabemos que los antojos son típicos en el periodo. No sucumbas en estos caprichos dulces que retrasarán tu progreso en el gimnasio. Intenta alternativas saludables, como una deliciosa ensalada de frutas.

Asimismo, olvídate de los posibles “accidentes” en el gimnasio. Un elemento indispensable para las deportistas de hoy en día es la popular copa menstrual. Con ella, podremos entrenar libremente totalmente cómodas. Y además, es amigable con el medio ambiente y con nuestro bolsillo.

Ahora sabes que las hormonas son nuestros mejores aliados del fitness. ¿Qué esperas para incluir estas sugerencias en tu rutina deportiva y sincronizarla con tu cuerpo? Se acabaron las excusas para entrenar en tus días. El entrenamiento debe formar parte fundamental de nuestras vidas. Junto con una alimentación adecuada, podemos disfrutar de los beneficios del ejercicio todos los días del mes y conseguir un cuerpo y mente saludables y llenos de energía.

También podría gustarte
Comentarios