El riesgo de padecer miomas

El riesgo de padecer miomas
iStockphoto/Thinkstock

La miomatosis es un padecimiento del aparato reproductor femenino que se caracteriza por la aparición de tumores benignos en el útero (en menos del 1% de los casos los miomas tienden a volverse malignos).

La mayoría de las veces la enfermedad evoluciona sin producir síntomas o molestias

Lo que dificulta el diagnóstico oportuno y retrasa la instauración de un tratamiento, con consecuencias que pueden poner en riesgo el estado de salud general de la paciente. En ese sentido, la única forma para detectar el problema y corregirlo a tiempo son las revisiones ginecológicas de rutina.

El ámbito médico no ha identificado una sola causa en torno a esta afección. Se mencionan factores de riesgo, entre los que se encuentran la edad (los miomas pueden aparecer en cualquier momento de la etapa reproductiva, es decir, desde el inicio de la menstruación hasta la menopausia, pero tienen mayor incidencia entre los 35 y los 45 años). Se habla también de una predisposición genética, la raza (es un padecimiento más frecuente en mujeres afroamericanas) y la obesidad pueden ser determinantes en estos casos.

El riesgo de padecer miomas
iStockphoto/Thinkstock

La Dra. Citlalli Cortés, ginecóloga y colposcopista de la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar A.C. (Mexfam), señala que no hay ninguna forma para prevenir la miomatosis uterina

Pero dice que es posible detectarla y tratarla en tiempo y forma. “Las mujeres deben aprender a autoexplorarse, para conocer su cuerpo y estar en posibilidad de descubrir cualquier cambio en él, por mínimo que sea, y buscar atención inmediata”.

Estos tumores, de diferentes formas y tamaños, pueden ser únicos, pero la mayoría de las veces son múltiples, y se clasifican por su localización en intramurales (se encuentran en la pared muscular del útero), submucosos (se forman en la superficie del revestimiento uterino) y subserosos (se ubican en la cubierta externa del útero).

El riesgo de padecer miomas
Wavebreak Media/Thinkstock

“Los miomas —dice la experta—, generalmente, provocan síntomas hasta que ya están muy crecidos y se manifiestan a través de hemorragias o dolor. Por eso, ante cualquier sangrado prolongado, abundante o fuera del periodo menstrual, o así como cualquier molestia a nivel pélvico, las pacientes deben acudir con el ginecólogo, para efectuar el diagnóstico e iniciar el manejo médico”.

El compromiso es contigo

El tratamiento adecuado en cada caso se determina con base en una serie de factores. La especialista señala: “Se evalúan los síntomas, principalmente si la paciente cursa con hemorragias. Se toma en cuenta si el útero está muy crecido a causa de la enfermedad, la localización, el tamaño y número de miomas y si la mujer quiere o no tener hijos.

El riesgo de padecer miomas
Goodshoot/Thinkstock

Con base en estas consideraciones, el proceso terapéutico, de inicio, puede ser farmacológico, a través de medicamentos combinados con estrógenos y progestina y analgésicos. Otra opción es la cirugía, cuando así se requiere. Si los tumores son pequeños, solamente se necesitará vigilancia periódica para evitar complicaciones”.

Las consecuencias graves, que comprometen la salud, vienen cuando los problemas se detectan de manera tardía

La doctora Cortés dice que en el caso de una miomatosis que no ha sido tratada “puede presentarse una anemia, derivada de las hemorragias abundantes y prolongadas. Además, si el crecimiento uterino es excesivo, la paciente puede sufrir dolor agudo e intenso que muchas veces requiere hospitalización y cirugía de emergencia. Y es que cuando la matriz es muy grande tiende a comprimir los órganos vecinos, originando problemas para orinar o para defecar”.

Colaboración Fundación Teletón. “El compromiso es una decisión, no un acto obligado”.

También podría gustarte

Comentarios