Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Herpes, un fuego que atormenta

Es una creencia popular que los llamados fuegos o brotes de herpes, aparecen cuando la gente se asolea de más o porque tuvo “calentura interna”. Cualquiera que sea su causa, lo cierto es que hay momentos en que son tan molestos, ya sea en los labios u otras partes del cuerpo, que se desea tener un bombero medicinal que alivie.

Cuida tus labios

Por o regular, surge en las comisuras de los labios o el interior de la boca. Pérez Atamoros indica que entre las mujeres: “Los labios son el termómetro de la sensualidad y en general la boca, que es un músculo maravilloso, capaz de soplar, succionar, besar, generar sonidos, generar expresiones y gestos”, pero su piel es una de las zonas más sensibles, es fina y carece de glándulas sebáceas, por eso se seca, irrita y agrieta con facilidad.

Qué lo detona

Los especialistas en dermatología coinciden en que los cambios bruscos de temperatura durante la época invernal son uno de los principales factores detonantes del fuego labial, que puede infectar además de la región de los labios, los ojos, los genitales, la piel y las mucosas en general.
Además una vez que ataca, cuando aparecen las molestas y típicas vesículas, la afección se prolonga de 7 a 14 días.


Errores encubiertos

Hay mujeres que no soportan la idea de que un fuego eche a perder sus labios y recurren a productos de belleza, pero el dermatólogo Francisco Pérez Atamoros señala: “Los cosméticos inadecuados pueden dañar los labios o por lo menos, predisponerlos a otras enfermedades”.

Y añade: “A quienes sufren de este problema, hay que decirles que se trata de herpes labial, la infección más común de la boca, que se propaga debido al desconocimiento de la enfermedad, la falta de prevención y la incorrecta aplicación del tratamiento”.

El ardor y la comezón son algunas características, aunque este herpes puede ser asintomático. Pero cuidado, advierte el experto: el virus del herpes es contagioso y se transmite ya sea de forma directa o indirecta a través de elementos contaminados como toallas y vasos.

El peligro más amplio es “pescar un herpes, un hongo o una bacteria, sobre todo si se comparten los utensilios que suelen ser vehículo para su transmisión, como los ya mencionados”.
Acude al médico

Éste es uno de los virus más populares en el mundo, ya que 85% de la población del planeta ha tenido contacto con él en su forma oral. Es un padecimiento que hasta 40% de los mexicanos sufre con lesiones identificadas como fuegos y al menos 16% de ellos, podría presentar la variedad genital.

La gente suele darle poca importancia, pero este mal puede tener consecuencias graves si no es atendido oportunamente, ya que los casos extremos presentan inflamación en el cerebro o problemas vaginales, advierte Ana Elena Domínguez Espinosa, especialista dermatóloga en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

La experta en la piel menciona que el tratamiento para los dos tipos de herpes es con antivirales. El fármaco ayuda en el caso del herpes oral sobre todo para retardar la progresión de la enfermedad, en muchas ocasiones previene la reincidencia y evita las complicaciones; y respecto al herpes genital, logra erradicarlo por completo.
Cómo prevenirlo

Los herpes oral y genital comienzan a molestar con la aparición de pequeñas lesiones, ardor y dolor. Y, salvo los niños, todos podemos contraerlos, pues tienen como blanco a gente de entre 15 y 75 años.

Mantenerlo a raya es sencillo, toma estas medidas de prevención:

  • Evita besar a personas contagiadas.
  • No compartas objetos personales como toallas, vasos o cubiertos.
  • No uses cosméticos labiales viejos.
  • Evita la exposición prolongada al sol.
  • Prefiere labiales con protector solar.
  • Controla tu estrés.
  • Fortalece tu sistema inmunológico al dormir 8 horas diarias, realizar ejercicio y aumentar la ingesta de frutas y verduras.

Mitos y remedios

Existen muchos mitos sobre el uso de remedios caseros como: poner hielo, un metal frío o un chile abierto. Ninguno de estos métodos tiene un efecto positivo. Pero sí pueden agravar la infección original causada por el virus del herpes tipo 1 y generar dermatitis de contacto. Por eso, lo mejor es emplear un medicamento de libre venta o acudir con el dermatólogo.

 

También podría gustarte
Comentarios