Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

La dieta del agua, perfecta para bajar de peso

La dieta del agua, perfecta para bajar de peso
Jupiterimages/Pixland/Thinkstock

Se sabe que nuestro cuerpo es casi 80% agua al nacer y que terminamos con 50% al morir. El agua es, en su mayoría, lo que compone nuestro cuerpo a lo largo de toda nuestra vida.

Cada vez se conocen más estudios sorprendentes acerca del agua: que ésta tiene memoria, que podemos “grabar” información en ella y que la mayoría de las enfermedades están relacionadas con falta de agua y deshidratación.

La dieta del agua, perfecta para bajar de peso
Slawomir Fajer/iStock/Thinkstock

Sigue estos tips de la dieta del agua y luce un cuerpo esbelto

Para empezar, toma 350 ml de agua caliente con medio limón exprimido y una cucharadita de raspadura de limón, en ayunas. Deja reposar el agua unos minutos antes de beberla, pero que todavía esté caliente.

Alterna traguitos de agua caliente y fría durante el día, pues funciona como hidroterapia. Una hora después del agua con limón, bebe un vaso de agua con hielos y repite este ciclo dos veces al día entre comidas (una vez en la mañana y otra en la tarde, no con los alimentos).

Comer frutas y verduras aporta agua al organismo, ya que 85% de ellas es agua. Las vitaminas y nutrientes que contienen, ayudan a perder todavía más toxinas y a acelerar el metabolismo (los mejores son: kiwi, piña, sandía, pepino, espinaca y jitomate).

Toma 1 vaso de agua tibia antes de cada comida, todo completo. Puede ser a temperatura ambiente.

Bebe agua de buena calidad, la higiene es importante. Busca marcas que te agraden y que tengan sistemas de potabilización adecuados.

Si no bebes agua embotellada, compra un buen filtro para casa que no sólo elimine bacterias, sino también metales o minerales.

Agua caliente, tibia y fría

La función de alternar la temperatura del vital líquido en la dieta del agua es desintoxicar el organismo, ya que suprime el apetito y acelera el metabolismo.

Es un mecanismo de acción y liberación importante, pues cuando aumentan los niveles de toxinas en el cuerpo, éstas se concentran en órganos vitales como el hígado, los intestinos, el sistema linfático y la piel, así que esto te ayudará a eliminarlas.

Al acumularse las toxinas en esos órganos, el metabolismo disminuye la quema de calorías

Es por ello que el agua caliente aumenta la temperatura del tracto digestivo y con esto, sus movimientos (peristalsis), los cuales promueven la circulación de toxinas del hígado hacia el sistema linfático y de ahí a los intestinos, donde es fácil desecharlas.

Al mismo tiempo, aumenta la temperatura del cuerpo, abre los poros y deja salir las toxinas acumuladas en la piel. Cuando el agua tibia llega al estómago, este órgano registra la sensación de satisfacción mucho más rápido que con agua caliente o fría, porque el agua a temperaturas extremas “prende” un mecanismo de defensa en el cerebro mientras que el agua tibia no lo hace.

La dieta del gua, perfecta para bajar de peso
shironosov/iStock/Thinkstock

Se puede tomar más rápido y en mayor cantidad

Así, el estómago se expande rápidamente, estimulando el nervio vago y “apagando” la sensación de hambre.

También se absorbe más rápido que el agua fría o caliente, así que de esta forma no se instala en el intestino tanto tiempo como con las otras temperaturas, lo cual genera que se absorba más lentamente la glucosa hacia la sangre y se estabilice más tiempo, lo que reduce los antojos y las tentaciones.

Cuando te tomas un vaso de agua fría, aumentas el 3% de quema de calorías en tan sólo 10 minutos

Y se mantiene elevada por los siguientes 30 minutos, porque el cuerpo tiene que gastar calorías “calentando” el agua fría para poder absorberla y que sea utilizada por las células. Este proceso toma una gran cantidad de energía que el cuerpo toma de las calorías y la grasa acumulada en tu cuerpo.

También podría gustarte
Comentarios