¿La masturbación es una práctica anormal?

Decididamente no, ni para el hombre ni para la mujer. En primer lugar, hay que decir que el autoerotismo no causa daños físicos ni mentales; no provoca ceguera, ni tuberculosis, ni seca los huesos, ni produce esterilidad y raquitismo, ni deforma los órganos sexuales, como asegura el saber popular.

Hoy por hoy, hasta la Organización Mundial de la Salud considera que la masturbación es una práctica normal e incluso necesaria para el adecuado asentamiento de la sexualidad adulta.

Además, reconoce que esta práctica “es un derecho legítimo de la persona a darse placer
y disponer del propio cuerpo”.

A este manifiesto hay que agregar que muchos sexólogos no encuentran nada extraño que el placer solitario se prolongue hasta y durante la madurez, independientemente de que la persona viva o no en pareja.

De ser así, constituye una alternativa al coito y no debe considerarse una sexualidad de segundo grado o enfermiza. No obstante, algunos expertos discrepan de este planteamiento y aseguran que la masturbación
se acompaña muy a menudo de conocidas manifestaciones psicológicas negativas. Por tanto, según ellos, las prácticas onanistas han de ser superadas en la madurez.

También podría gustarte

Comentarios