Mente sana, cuerpo sano

0

Llevar una dieta balanceada, o ponerte en un régimen si lo necesitas, te permitirá confirmar la premisa naturista de que un cuerpo bien nutrido es la clave de una vida saludable.

Jugos y alimentos energéticos
Puedes crear una forma nueva de comer para mejorar tu vida. Maximiza los valores nutritivos de todo lo que ingieres, aplicando los principios energéticos a todas las comidas del día.
• Toma los jugos frescos recién hechos en el extractor o en el exprimidor.
• Lava muy bien las frutas y verduras antes de hacer los jugos.

El camino hacia la salud

Si quieres un cuerpo saludable, y que funcione a un nivel óptimo, la mejor inversión a largo plazo es comer y beber sanamente. Adopta un plan dietético que incluya frutas frescas, vegetales y cereales integrales, acompañados de jugos frescos recién hechos y agua pura; con ello proporcionarás los nutrientes básicos para aumentar tu nivel de energía y vivir tu vida plenamente. Es más, los hábitos de comida y bebida saludables te harán resistente a las enfermedades o favorecerán la recuperación y el alivio.

Consejos saludables
La nutrición es un factor básico para mantener en armonía la energía vital. La vida es una manifestación de energía. Desde el primer latido hasta el último suspiro, el cuerpo se transforma constantemente: la energía de la comida en calor, movimiento, pensamiento, emoción y actividad. Come en sintonía con la naturaleza y aprovecha la frescura y energía de los ingredientes orgánicos para acercarte a la fuente vital y mejorar tu bienestar y tu salud. Sigue estos principios naturales para enriquecer tu dieta con ricos alimentos energéticos.

Come comida fresca
Los alimentos refinados y procesados privan al cuerpo de nutrientes vitales e incrementan el consumo de grasas, azúcares, conservadores y aditivos alimentarios. Si comes frutas frescas y ensaladas de vegetales crudos todos los días, aumentas el consumo de fibra y reduces la cantidad de sal, ayudando a optimizar la absorción de proteínas y asegurando además una dotación de fotoquímicos anti cancerígenos.

Incluye más verduras en tu dieta diaria, esto es una inversión excelente a largo plazo, consume leche de soya, almendra o arroz y utiliza aceites de cánola, de girasol o de oliva, tanto en aderezos para ensaladas como para guisar.

La comida orgánica
Es comida cultivada sin manipulación genética y libre de químicos como pesticidas, insecticidas y abonos.

Empieza el día con vitalidad
Come un buen desayuno para evitar una baja de nivel de azúcar en la sangre a media mañana

Consejos para la hora de comer
• Come cuando tengas hambre y deja de comer cuando estés satisfecha.
• Mastica bien y evita comer cuando estés enojada, ansiosa, estresada, frustrada, o de prisa.
• Renuncia lo más que puedas al azúcar refinado, usa miel de abeja, de maple o fructuosa.
• Evita los refrescos que contienen cafeína, pues sólo dan energía a corto plazo.
• Prefiere los pescados a la carne roja.

He aquí algunos de los componentes principales de una dieta saludable y balanceada.

Calcio

Es básico para la construcción y mantenimiento de huesos para tener dientes sanos. Lo contienen el perejil, los higos secos, las nueces, semillas, pasas, algas y la soya. El tofu —queso de soya— tiene 4 veces mas calcio que la leche entera de vaca.


Proteínas

Consisten en largas cadenas de aminoácidos. Son los ladrillos con los que tu cuerpo se construye. Actualmente se sabe que los vegetales, las legumbres y los granos son excelentes fuentes de proteínas, aunque también éstas se encuentran en la carne y el pescado.

Carbohidratos complejos
Están formados de moléculas de azúcares. Se encuentran sólo en alimentos de origen vegetal y son la mayor fuente de energía. Tienen efectos benéficos a medida que tu cuerpo absorbe y usa otros nutrientes. Los alimentos que contienen este tipo de hidratos de carbono, como el pan y la pasta, son generalmente también ricos en algunas vitaminas y en minerales.

Antioxidantes

Durante el proceso metabólico, las células del cuerpo producen moléculas conocidas como radicales libres, que pueden atacar y dañar las membranas celulares. Los antioxidantes, como la vitamina C, el beta caroteno, la vitamina E y el selenio, neutralizan estos químicos inestables y protegen las células de la oxidación y del envejecimiento. Frutas, vegetales, nueces, cereales y aceites vegetales prensados en frío, son las fuentes principales de antioxidantes naturales.

Aceites grasos esenciales

Son necesarios para el desarrollo normal del feto durante el embarazo, y juegan un papel central en la coagulación sanguínea y en la cicatrización. Ayudan a eliminar el colesterol malo y contribuyen a mantener la salud del cerebro y de las células de otras partes importantes del organismo. Una fuente importante de estos ácidos grasos incluye los vegetales de hoja verde, la col, la lechuga y las espinacas, así como los aceites vegetales de girasol, de maíz, cánola, cártamo, oliva y pepita de uva, entre otros.

Alimentos para una mente sana

Los alimentos energéticos benefician tanto al cuerpo como al cerebro. Te hacen más tranquila pero más alerta y mejoran el sueño, reducen también la intolerancia a la comida, y te hacen menos propensa a la depresión, a los dolores de cabeza, a la falta de energía y al agotamiento general.

Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar