No juegues con el efecto yo-yo

0

Si bien para muchas personas es difícil adelgazar, mantener el peso tras haber perdido los kilos sobrantes representa todo un reto. Se sabe que entre un 80 y un 85 por ciento de la gente que pierde una cantidad de peso considerable tiende a recuperarlo. Lo anterior sucede porque al terminar una dieta suele regresarse a los antiguos hábitos alimenticios y excesos.


Efecto yo-yo

Los ciclos de pérdida-recuperación de peso se generan cuando la persona baja y sube de peso en muchas ocasiones y en periodos cortos de tiempo. Esta situación responde al llamado “efecto yo-yo”, el cual, según algunos estudios, puede dar lugar a distintos problemas de salud, como presión arterial elevada o enfermedades de la vesícula biliar.

Para no ganar peso
Al terminar un régimen de control de peso, la persona luce delgada, su ropa vuelve a quedarle y está segura de que el esfuerzo ha valido la pena. Confiada de su nueva apariencia, se le hace fácil retomar su antigua alimentación y comete los mismos errores nutricionales. En consecuencia, puede pesar más que antes del inicio de la dieta.
A esta situación se le pone el nombre de “rebote”, pero lo que realmente sucedió fue que la persona no aprendió a comer adecuadamente en el tiempo que duró la dieta, y ésta fue vista como un sacrificio en vez de una oportunidad para adquirir un estilo de vida saludable. Esto sucede cuando las dietas son sumamente restrictivas.

Desde luego, al alcanzar el peso ideal, lo que sigue no es matarse de hambre, sino procurar que la alimentación siga siendo balanceada. De hecho, puede incrementarse de manera gradual el consumo de calorías en alimentos saludables y bajos en grasa.

Ejercicio: una gran ayuda
Toma en cuenta que la actividad física juega un papel muy importante en lo que a mantenimiento se refiere. Está demostrado que hasta los ejercicios sencillos tienen un buen efecto, por ejemplo, caminar, subir escaleras, hacer bicicleta fija o bailar. Lo ideal es que las actividades físicas consuman entre mil 500 y 2 mil calorías por semana.
La clave es estar en movimiento, pues así quemamos calorías y mantenemos activo el metabolismo, lo cual permite que la dieta sea incluso más flexible y hasta permita uno que otro antojo. Es más, si te encuentras en la disposición de practicar actividades más intensas y de manera constante, puedes darte el lujo de concederte más caprichos.
Si además quieres perder un poco más de peso y tonificar tus músculos, podrías considerar la opción de inscribirte en un gimnasio y combinar ejercicios cardiovasculares y con pesas. Las rutinas pueden ser de una a dos horas diarias, con un día de descanso; de esta manera, se compensa el tiempo que te mantengas inactiva. Lo mejor y más importante, como en todo, es la constancia. Escoge un deporte que te guste y disfrutes, así evitarás aburrirte y abandonarlo.

Beneficios del peso ideal
Bajar kilos, lograr la armonía entre el peso y la estatura y mantenerte así, no sólo te traerá beneficios a tu silueta.
Si hablamos de salud, considera que ello prevendrá diversos problemas y tendrá efectos positivos en la concentración de colesterol y azúcar en sangre, en la presión arterial, en el corazón, en los huesos y en las articulaciones.
Desde luego, no recuperar el peso perdido requiere esfuerzo y compromiso. Pero estamos seguras que puedes lograrlo; sólo es cuestión de adquirir un poco de disciplina y ser constante en tu objetivo.

Cambio de hábitos

Nuestra forma de comer es algo que hemos aprendido desde muy temprana edad, y los excesos y vicios se adquieren en ese momento. Conforme crecemos, es común incrementarlos. La situación no puede cambiarse de un día para otro: ve gradualmente, paso a paso. Por ejemplo, evite ver la televisión mientras come, mastica lentamente tus alimentos, incorpora más verduras, frutas y fibra a tu dieta y aumenta un poco tu actividad (como subir las escaleras en lugar de usar
el ascensor).

Consejos:
• Incorpora un programa de ejercicios. Son muy pocas las personas que pierden peso y lo mantienen sin practicar algo de deporte. Consulte a tu médico para que te aconseje qué rutinas son las mejores para ti.
• Come cinco o seis veces al día en pequeñas porciones y no se saltes ninguna comida. Esto permitirá que tu metabolismo se mantenga activo.
• Busque el apoyo de tu familia o amigos, pues es muy importante para lograr el éxito a largo plazo.
• Puedes lograr mantener tu peso: basta con adquirir un poco de disciplina y ser constante en tus objetivos.

Tambien te puede interesar