Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Todo sobre las vacunas

Hace algunos años, pensar en ciertas enfermedades ocasionadas por una infección, era prácticamente pensar en la muerte. Y es que ante la ausencia de métodos preventivos, sólo quedaba la posibilidad de combatirlas por medio de medicamentos, que en la mayoría de las ocasiones no eran del todo eficaces. Si el paciente superaba la enfermedad, las secuelas no se hacían esperar.

Hoy, afortunadamente estas historias han quedado en el pasado, gracias a que cada vez somos más conscientes de la importancia de la prevención, por lo que los avances de la ciencia en lo que
a vacunas se refiere, son valorados por las madres de familia que se preocupan por aplicar a sus hijos todas las necesarias, incluso aunque no estén incluidas en el cuadro básico de vacunación.


Vacunas, fuente de vida

El doctor Felipe Aguilar, pediatra infectólogo, explica que su importancia radica en prevenir distintos tipos de enfermedades: “las inmunizaciones tienen la tarea de generar defensas y evitar que se presenten padecimientos como la poliomielitis, difteria, tosferina, tétanos, sarampión, paroditis -también conocida como paperas rubeola, influenza y neumococo, hepatitis A y B y rotavirus, entre otros, las cuales ocasionan serias complicaciones a la salud, sobre todo cuando se presentan en niños pequeños”.

El especialista agrega que en diversos momentos de la vida ha existido cierto temor por el uso de las vacunas, debido a que contienen partes no infecciosas de bacterias o virus, o bien por los microorganismos completos que han sido alterados para que no provoquen infecciones; sin embargo, asegura que antes de que una vacuna se encuentre disponible, ha sido probada científicamente y su seguridad está garantizada.

¿Quién puede recibirlas?

Las vacunas crean defensas como anticuerpos y glóbulos blancos, las cuales evitan la enfermedad cuando una persona se expone a las bacterias y los virus infecciosos. Aunque la gran mayoría de los seres humanos las toleran, los pacientes inmunocompetentes, es decir, aquellos que viven con padecimientos como Sida o cáncer, deben tomar precauciones, aunque esto no significa que deban quedar desprotegidos, ya que se les puede administrar inmunoglobulinas, las cuales están formadas por una mezcla de anticuerpos. Debes tener presente que no sólo tú bebé o tus hijos menores de 12 años deben recibirlas, ni tampoco suponer que las únicas indispensables son las que contempla la cartilla de vacunación. Si bien es cierto que las personas que están en los extremos de la vida -bebés y adultos mayores– las requieren más, también es una realidad que continuamente surgen nuevas inmunizaciones, como recientemente ocurrió con la vacuna para prevenir el virus del papiloma humano, que según estudios científicos, es causa de cáncer cervico uterino. “Muchas veces las personas no previenen a través de la vacunación, por desconocimiento o bien, porque consideran que son costosas, sin embargo, ocurre todo lo contrario, pues se evitan los gastos que genera una enfermedad”, menciona el especialista.

Medidas que debes tomar

Alrededor de las vacunas existen grandes mitos, como el hecho de que no puedes aplicarlas a tu hijo si tiene gripe, si está enfermo de la garganta o si está sometido a un tratamiento con antibiótico; sin embargo, esto es falso, pues la única excepción es cuando hay fiebre y esta supera los 38º C. No obstante, el doctor Felipe Aguilar advierte que antes de que se le administre una inmunización al pequeño, deberás solicitar a tu pediatra que realice una historia clínica.
Algunas inmunizaciones causan ciertas reacciones, la mayoría son leves, como fiebre baja que desaparece el mismo día, dolor en el sitio de la aplicación, inflamación y algunas veces también aparece urticaria en ciertas partes del cuerpo, pero no debes alarmarte pues todas ellas son pasajeras.
Los beneficios de las vacunas son enormes, el principal es la prevención de padecimientos que pueden llevar incluso a la muerte. Por ello es importante que consultes con tu médico acerca de las inmunizaciones que están disponibles, pero recuerda que tus hijos adolescentes, los adultos jóvenes y los mayores también deben recibir determinadas vacunas.

También podría gustarte
Comentarios