Tratamientos para la menopausia

Tratamientos para la menopausiaSiempre que las mujeres maduras estamos entre amigas, sale el tema de las hormonas para la menopausia. La mayoría dice, “¡Ay no, qué miedo!” Pero también hay un pequeño porcentaje que sigue terapias hormonales y dice, “¡Ay, qué miedo quedarme sin mis Hormonas Bioidénticas!”. La verdad es que una menopausia sin hormonas implica el envejecimiento acelerado, la cerebropausia, el aumento de peso y la pérdida del deseo y del atractivo sexual.

Modernidad a tu alcance

El tratamiento de la menopausia ya no es como antes se pensaba: tomar simplemente alguna pildorita que te quitara los bochornos. Se sabe ahora, y tú lo sabes, que la menopausia te afecta física y mentalmente, pues la producción de tus hormonas femeninas está directamente relacionada con la producción de neurotransmisores cerebrales, y si te fallan las hormonas, te fallan los neurotransmisores cerebrales, lo que hace que sufras depresión, angustia, insomnio y ataques de ansiedad.

Te fallan las hormonas y tus huesos se empiezan a deshacer aceleradamente, además de que tus arterias comienzan a taparse porque empiezas a formar coágulos en la sangre.

El tratamiento moderno de la menopausia incluye contrarrestar todo lo anterior y más

Actualmente, la terapia con hormonas sintéticas está en declinación debido a los efectos colaterales que pudieran sufrir algunas mujeres; lo moderno hoy es la Terapia con Hormonas Bioidénticas untadas en la piel, ya que ésta es la manera correcta en que pueden ajustarse las dosis individualmente y no producen toxicidad, sobre todo en el hígado, además de que te devuelven el olor de una mujer joven que ovula.

Menopausia
iStockphoto/Thinkstock

Este tipo de terapias se acompaña de la ingestión de la hormona adrenal DHEA y la hormona pineal Melatonina para tener mayor energía, controlar el estrés, mejorar el sistema inmunológico y retrasar, la mayoría de las veces en forma notoria, el envejecimiento. Las terapias con fitoestrógenos, que son extractos o concentrados de plantas con un ligero efecto estrogénico (mil veces menor a un Estrógeno Bioidéntico), son adecuadas para mujeres que por alguna razón no pueden, o principalmente no quieren, una terapia hormonal.

Últimamente han estado de moda unos implantes que, cuando las doctoras de Centro Engel® analizan los valores hormonales en sangre de mujeres que los usan, encuentran dosis excesivas de Estradiol, lo que pone en riesgo a tus senos y a tu endometrio, y también de Testosterona, la cual tiene efectos muy curiosos. Por ejemplo, una mujer de 60 años que llevaba esta terapia me dijo una vez, con los ojos redonditos y agresivos, “Oiga, ¿qué me pasa? Ando por las calles queriéndome “soplar” a todo aquel que se me atraviesa, parezco cabra en celo”, mientras le temblaba su labio superior, poblado de vello espeso, “Pero nadie se me acerca”. concluyó. ¿Tú crees que haya algún galán que sucumba a semejantes encantos?

Las hormonas y el cáncer

La terapia hormonal adquirió mala fama cuando en 2002 se publicaron los resultados del WHI, un estudio llevado a cabo en Estados Unidos con 161, 808 mujeres menopáusicas, en su mayoría sanas y con una edad promedio de 65 años.

Este experimento descubrió que la terapia de hormonas combinadas o conjugadas aumentaba ligeramente ( 8 casos más en mil mujeres) el riesgo de cáncer de mama, de enfermedades cardiacas, así como de derrames cerebrales y la formación de coágulos. Los resultados asustaron a las mujeres e hicieron que muchas de ellas suspendieran su terapia hormonal y se resignaran a volver a padecer los síntomas de la menopausia.

Hay estudios que señalan que la Aspirina, por ejemplo, aumenta el riesgo de derrames hemorrágicos en 40%, es decir, 4 casos más en cada 10 mil mujeres, y de sangrado gastrointestinal en 70%, o sea, 7 casos más en 10 mil, resultados muy similares a los obtenidos con la Terapia de Reemplazo Hormonal en la investigación del WHI… y nadie se ha asustado de nada, ni se ha suspendido su uso.

En las investigaciones científicas, los porcentajes no se manejan de la misma manera que nos enseñan en la escuela, de ahí la confusión.

¿Tú qué opinas? Mándame tus comentarios a mariaengel@centroengel.com

También podría gustarte

Comentarios