¿Cómo elegir una buena lámpara de escritorio?

Lampara de escritorio
iStockphoto/Thinkstock

Una luz adecuada para leer, escribir, trabajar en la computadora, etc. es casi tan importante y personal como usar lentes con la graduación correcta.

Cualquiera que lea para entender y retener necesita no sólo una luz adecuada, sino que además permita leer con facilidad.

La mejor lámpara para ti dependerá mucho de los hábitos de estudio y lectura que tengas

Por ejemplo, muchas lámparas de escritorio utilizan focos de halógeno, que son de lo más brillante que hay; pero estos generan mucho calor y consumen mucha energía; además, hacen mucho contraste y crean reflejos sobre el papel, lo que puede resultar muy cansado para la vista y, a largo plazo, dañino para las retinas.

Un punto positivo a considerar en las lámparas de halógeno es que emiten una luz muy concentrada que ilumina bien un espacio reducido, más no el resto del escritorio, lo que puede ser ideal para concentrarse en el estudio, sin distraerse de lo que nos rodea.

Si las lámparas de halógeno no son para ti porque te dan dolor de cabeza…

En el mercado hay miles de opciones que utilizan focos incandescentes o focos ahorradores. Si te gusta mucho la luz brillante, prueba los focos de amplio espectro (fluorescentes), que ofrecen la luminosidad de la luz del día, sin los efectos secundarios de los focos de halógeno.

Sin embargo ahora, se abre también la posibilidad de adquirir una lámpara de escritorio con focos LED. Esta nueva tecnología en iluminación permite no solo dirigir la luz, sino que además no generan calor, consumen mucho menos energía y son muy brillantes.

Las lámparas de escritorio vienen en diversos diseños, pero la mayoría de ellas ofrece la opción de cabeza y brazo ajustables, lo que permite dirigir la luz justo donde más se necesita, pero a diferencia de las de halógeno, la luz de estas lámparas ilumina un poco el resto de la habitación.

7 Pasos para tu elección

Lampara de escritorio
iStockphoto/Thinkstock

1. Define dónde pondrás la lámpara.
2. Mide el área que necesitas iluminar para poder elegir el tamaño de la lámpara ideal.
3. Asegúrate que donde vayas a colocar la lámpara tenga cerca un contacto eléctrico.
4. Establece el presupuesto que estás dispuesta a gastar.
5. Vista varias tiendas de iluminación. Para que veas varias opciones en estilo y color.
6. Elige aparatos que sean compatibles con la instalación que ya tienes; por ejemplo, si no tienes una instalación eléctrica con tierra, no adquieras una lámpara cuyo contacto lo requiera.
7. Adquiere focos de repuesto y procura que no sean muy difíciles de encontrar después.

También podría gustarte

Comentarios