Los gatos como mascota

Como toda mascota, el tener un gato en casa es una responsabilidad y una oportunidad de hacernos cargo de un animalito. Cuidarlo es una forma de sentirnos útiles y, en recompensa, recibimos una buena dosis de cariño por parte de estos adorables seres.

Los gatos tienen ciertas características que los hacen una mascota muy fácil de mantener, además de que son excelente compañía y llegan a aportar un aire de sofisticación al hogar.

Los gatos como mascota
BananaStock/Thinkstock

Te ofrecemos algunas de estas ventajas, en las palabras de un felino, en busca de una familia con la cual convivir.

“Soy muy limpio”

A los gatos se nos reconoce como una de las mascotas más limpias, no sólo porque acostumbramos asearnos por nosotros mismos de manera continua, sino porque somos higiénicos a la hora de acudir ir al inodoro.

Acepto que de vez en cuando es necesario que me bañen, por ejemplo cuando estoy extremadamente sucio, si tengo el pelo largo, albergo un indeseable inquilino (como pulgas, garrapatas o piojos) o mi amo es alérgico y requiere mantener bajo el nivel de alérgenos. Eso sí, el pelo me brilla y me vuelvo más conquistador que de costumbre.

Sin embargo, soy limpio por naturaleza y constantemente acicalo mi pelo con mi lengua que es muy áspera; también uso las patas delanteras para, luego de humedecerlas con saliva, asearme las orejas. Sólo será necesario que cepillen mi pelo en especial si es largo con un peine especial para evitar la formación de nudos y que deje mi huella capilar.

Para orinar y defecar, me basta una pequeña caja sanitaria de plástico en la que mi amo haya colocado arena para gatos, la cual existe en diferentes consistencias y, además de que absorbe olores, solidifica mis desechos por lo que es fácil retirarlos. Además, ¡aprenderé de forma rápida que ahí es mi baño!

Los gatos como mascota
iStockphoto/Thinkstock

Requiero poco espacio. Puedo vivir tanto en una casa con jardín como en un departamento. Incluso, podemos habitar varios gatitos en una vivienda pequeña, o cohabitar con peces, aves y hasta un perro.

Soy silencioso gracias a las almohadillas de mis patas. Y no necesito que me saquen a pasear dos veces al día, aunque en ocasiones me doy mis escapadas para conocer el barrio, pero siempre sé el camino de vuelta a mi hogar.

“Soy independiente”

Si mi amo sale todos los días a trabajar, ¡no hay problema! Me puedo quedar solo en casa durante horas. Me basta con mi plato de comida y suficiente agua.

Tampoco es necesario dejar las luces encendidas al salir de noche, pues soy un animal nocturno.

Los gatos como mascota
Hemera/Thinkstock

“Soy económico”

Todas las razones anteriores me llevan a concluir que soy una mascota económica, pues no requiero de una sofisticada infraestructura de supervivencia ni de manutención.

Me basta un espacio en el que de vez en cuando pueda echarme al sol, una cama que puede estar elaborada con frazadas, un sanitario cuya arena es de precio accesible y, eso sí, mi plato de comida de acuerdo a mi edad.

En resumen, necesito un par de platos para agua y alimento, un juguete, mi caja sanitaria, un lugar acolchado para dormir, un cepillo, champú y toalla para el indeseable y esporádico baño ¡y mucho amor! Una ventaja extra: Al tenerme en casa, nunca será necesario llamar al control de plagas pues mi presencia aleja a ratones, cucarachas y otros bichos.

Los gatos como mascota
iStockphoto/Thinkstock

Muchas personas coinciden en que los gatos les ayudamos a liberar sus tensiones y aligerar su estrés.

Se han realizado estudios que prueban que el acariciarme de forma metódica y el escuchar mi ronroneo disminuye el grado de ansiedad. Así que unos momentos al día de tenerme en las rodillas observándome y mimándome, pueden hacer sentir a mi amo mucho más tranquilo. ¡Soy un gran compañero!

“Soy leal, cariñoso y divertido”

Es un mito el que los gatos somos traicioneros. Por el contrario, como mascota soy un compañero fiel y muy cariñoso y apegado a mi amo.
Aunque me encanta dormir, no soy aburrido: Soy muy divertido y me entretengo con una simple madeja de estambre o con un par de agujetas, con las que juego ya sea solo o con mi dueño.

También podría gustarte
Comentarios