Productos locales para consumidores responsables

0
  • Restaurantes Toks, a través de su área de Responsabilidad Social, indica las razones del porqué de adquirir productos locales como parte de una cultura de consumo responsable.

Todos hemos escuchado de conceptos como consumo responsable, productos orgánicos, productos comunitarios y/o artesanales, slow food, economía verde, entre otros, que han propiciado una cultura distinta en cuanto el consumo habitual de la canasta básica, modificando, paulatinamente, los hábitos de consumir uno u otro producto. Esto, desde hace unos años ha sido prioritario en Restaurantes Toks, que al implementar programas enfocados en desarrollar a las comunidades y pequeños productores se ha mantenido en lo que, hoy por hoy, es tendencia internacional.

“Pensar y reflexionar sobre el origen de los productos, es preocuparse por lo que estás comprando, ver cómo están hechos, no ser parte de aquellos que ocupan mano de obra infantil, o abusan de los derechos laborales. Como consumidor, exiges más a medida de informarte mejor, y es también labor de la iniciativa privada, el orientar de la mejor manera”, indica Gustavo Pérez Berlanga, director de Responsabilidad Social de Restaurantes Toks.

Por ello, la cadena restaurantera, a través de tres razones, nos dice cómo ser consumidores responsables que, más que por moda, contribuyan con el desarrollo de las localidades a las que pertenecen los insumos y, que están relacionados con la tendencia mundial llamada Slow Food que promueve una alimentación buena, limpia y justa, así como disfrutar de los sabores, las recetas locales, los productos naturales y la procedencia de las materias primas:

mermelada-produccion

Consumidores responsables

1.- Consumir local promueve la economía. Cada ingreso distribuido en el mercado local, genera más empleo dentro de la región. Así, haces crecer tanto a los productores independientes como aquellos emprendedores, apuntalando esfuerzos a pequeñas comunidades, reduciendo el gasto energético de transportación, lo que lo hace todavía más sustentable.

2.- Cuida tu salud. Esto se debe principalmente, a que los alimentos producidos de forma artesanal a diferencia de los industrializados, son menos propensos a contener elementos transgénicos o conservadores, que afectan a largo plazo tu organismo. Un producto que requiera congelarse o emplee estabilizantes o conservadores, es altamente dañino ya que reduce el valor nutricional.

3.- Mejora el medio ambiente: Al momento de transportar productos de otra procedencia y más si son lugares lejanos, surgen emisiones de gases contaminantes. Justo, el Slow Food promueve el consumo de alimentos locales para un equilibrio sostenible. Esto quiere decir, el cultivo de vegetales o frutos a menor escala, que evite la sobreproducción; consumir carne o derivados animales libres de jaula; comprar frutas de temporada, entre otras.

El consumo local, nos permite escoger de la mejor manera los productos alimenticios, dando prioridad a aquellos que pertenecen a comunidades cercanas que reactiven la economía nacional. De esta forma se contribuye a que, a través de pequeñas acciones, el consumidor forme parte activa del cambio en los hábitos que eleven su calidad de vida y que den como resultado un mejor país.

Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar