Cuidados esenciales para el cabello

Cuidados esenciales para el cabello
ipag/iStock/Thinkstock

El cabello es una de las primeras cosas que la gente nota de ti y, muchas veces, se te juzga en función a cómo lo traigas. Un cabello hermoso, brillante y bien cuidado es señal de una buena autoestima y, también, es un buen indicador de tu salud, tanto física como mental. ¿Por qué? Porque si estás enferma, si no te alimentas adecuadamente o no tienes buenos hábitos, tu cabello se volverá opaco y quebradizo; y si estás deprimida, y en consecuencia no tienes ganas de arreglarte, seguramente no lucirás tan bien como podrías.

Cuidados generales

Lávalo cuando menos cada dos días, o a diario si tu cabello es demasiado grasoso.
• No uses agua caliente para lavarte el cabello: mientras más fría esté el agua, más brillante quedará.
• Usa siempre enjuague, aunque tengas el pelo corto, y un peine de dientes gruesos y separados para desenredarlo.
• Una vez a la semana, utiliza una ampolleta de acuerdo con tu tipo de cabello para agregarle fuerza y brillo. Aplícala especialmente en el cuero cabelludo, masajeándolo firmemente con la yema de los dedos.
• Recórtalo cuando menos cada dos meses, especialmente si lo tienes largo; así evitarás las puntas quebradas y darás vitalidad a su cabello.
• Prefiere siempre el secado natural; si es necesario que utilices pistola de aire, ponla en temperatura media y no la acerques demasiado al cabello.
• Una vez al mes usa la siguiente fórmula: aplasta ocho fresas grandes y agrégales una cucharadita de mayonesa. Aplica la mezcla sobre el cabello húmedo y recién lavado, dándote un suave masaje. Cubre tu pelo con una gorra de baño de plástico, y encima de ésta colócate una toalla tibia a manera de turbante. Déjala actuar media hora y lava de nuevo tu cabello con shampoo y acondicionador. Tu pelo quedará suave, manejable y con un hermoso brillo.

Cuidados esenciales para el cabello
Valua Vitaly/iStock/Thinkstock

Cabello delgado

• Usa un shampoo que contenga proteínas de trigo y polímeros, los cuales engrosarán la cubierta del cabello y le darán más cuerpo.
• Nunca desenredes tu pelo húmedo con cepillo, porque se romperá.
• Cepilla tu cabello ya seco hacia delante, inclinando la cabeza, y después échalo hacia atrás. El volumen será espectacular.

Cabello normal

• Usa un shampoo con aminoácidos de seda. Éstos repararán la estructura del cabello y lo suavizarán. La lecitina restaura la textura del pelo.
• Las cremas y los productos en gel agregan brillo sin aplastar el cabello. Pon un poco en tu palma, frota sus manos y pásalas por el pelo. Haz lo mismo para aplicarte el spray fijador.

Cuidados esenciales para el cabello
2Mmedia/iStock/Thinkstock

Cabello grueso

• El mousse es ideal para estilizar, humectar y abrillantar este tipo de cabello.

Cabello teñido

• Utiliza siempre productos especiales para cabello teñido o maltratado, que contienen ingredientes para restaurar su brillo, textura y sedosidad. Si tu cabello está teñido retoca cada mes las raíces, así lucirás impecable.

Cabello rizado

• Como este tipo de cabello tiende a resecarse, usa shampoo y acondicionador humectantes, especiales para resaltar los chinos naturales.
• Quítate suavemente el exceso de agua con una toalla absorbente y aplica de 4 a 6 gotas de un gel a base de silicón (mientras más grueso sea tu cabello, más gel deberás usar). Desenreda tu cabello con los dedos y déjalo secar naturalmente.

Cuidados esenciales para el cabello
Pixland/Thinkstock

Cabello ondulado

• Después de lavarlo con un shampoo y acondicionador que acrecienten el brillo, enjuágualo bien. Desenreda y separa los mechones húmedos con un peine de dientes anchos y aplica un poco de gel estilizador con proteínas desde la raíz hasta las puntas.
• Sécalo con la pistola de aire a temperatura baja, trabajando en cada mechón, para sellar la cutícula.

Cabello lacio
• Este tipo de cabello tiende a aplanarse contra el cráneo y a acumular bastante grasa. Para evitar esto, lávate el pelo diariamente con un shampoo de limpieza profunda.
• Para secarlo, desenrédalo primero con un peine de dientes anchos, échalo todo hacia delante y aplica calor con la secadora en las raíces, o bien revuélvelo suavemente con las yemas de los dedos para evitar que los cabellos se peguen entre sí.
• Un consejo especial: córtalo en capas para crear la impresión de volumen.

También podría gustarte

Comentarios