Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Fangoterapia, belleza al natural

¿Lodo o Arcilla?
Aunque prometen resultados similares, existen diferencias entre ellos. Los barros pueden ser de dos tipos: los lodos y las arcillas. Los primeros proceden del fondo de los mares o lagos y presentan una gran cantidad de elementos orgánicos animales y vegetales. Las arcillas se obtienen de la tierra a la orilla del mar y se trata de un compuesto mineral, cuyo color dependerá del que más predomine en la mezcla. En el baño, las arcillas resultan muy útiles para recargarse de energía y depurar el organismo; aplicadas en forma de mascarillas, eliminan las células muertas y estimulan la regeneración celular. Los lodos también se conocen como limo y existen múltiples variedades: regeneradores o antiinflamatorios, en estética están indicados para eliminar el exceso de grasa y para la limpieza de la piel.

Últimos, pero no menos importantes, los fangos de origen volcánico, que se extraen a muchos metros de profundidad, ricos en magnesio, cobre y zinc, son muy indicados para luchar contra las arrugas y retrasar el proceso de envejecimiento. Además, reducen la flacidez y combaten la celulitis y las estrías. Varios son los destinos con playas y lagunas en las que se puede disfrutar de baños de lodos, de arcillas o fangos termales.

Los mares y sus propiedades
Vulcano en Sicilia, Italia. En el mar Tirreno, a unos 25 kilómetros de la costa siciliana, está la isla de Vulcano, donde se encuentra uno de los cuatro volcanes todavía activos en Italia. En la playa de Le Fumarole, de aguas turquesas y fina arena negra, hay varias fuentes y fangos “fanghi bollenti”, a los que se atribuyen varias virtudes medicinales y rejuvenecedoras.

Espalmador en Formentera, España. La laguna de Espalmador se encuentra en el centro de la isla y se ha hecho famosa después de que allí rodaron algunas escenas de la película “Lucía y el sexo”. Aquí la práctica son los baños de inmersión en lodo.

Salinas de lo Pagán en Murcia, España. Junto a Playa Honda, en el norte de la provincia de Murcia, la aplicación de su lodo está indicada para el tratamiento de dolores musculares y estrés. De color negro, se recomienda cogerlos directamente de la orilla, frotarlos sobre la piel y secar al sol durante media hora.

Sao Miguel en Islas Azores, Portugal. Es otra isla volcánica, con playas de piedra pómez y pozas de agua natural a una temperatura constante de 37 grados. En el valle de las Furnas, hay charcas burbujeantes de barros y vapores sulfurosos. Junto a la estación termal se puede visitar un jardín botánico de árboles centenarios para disfrutar de un panorama increíble. Este paraíso natural se encuentra en medio del Océano Atlántico a unas horas de vuelo de Lisboa.

Mar Muerto, en Israel. Posee la más alta concentración de oxígeno y ciertos oligoelementos (tiene hasta 43 diferentes, entre ellos, cloruro de calcio, magnesio, sodio y fósforo), lo que convierte estos barros en algo muy útil para el cuidado y la cura de la piel, ideales también en regímenes de adelgazamiento (favorece la sudoración) y para relajar el sistema nervioso y muscular.

Sus bondades ancestrales
Los baños en leche de burra no eran el único secreto de Cleopatra. Se dice que en el año 34 a. C., la soberana egipcia animó el emperador romano Marco Antonio a conquistar las tierras bajas de Jordán para aprovechar las arcillas ricas en minerales de la región, mismas que ella utilizaba en sus rituales de belleza. De hecho, se considera que los egipcios fueron una de las primeras culturas en aprovechar los beneficios de los fangos, que empleaban a menudo para la curación de las heridas. Siglos más tarde, en el XIX, fueron utilizados con fines terapéuticos por el médico naturista alemán Sebastián Kneipp, uno de los precursores de la hidroterapia. Hoy en día, las grandes firmas de cosméticos comercializan varios productos a base de fango y lodo en distintas fórmulas para combatir el acné, las arrugas, la celulitis o desintoxicar el organismo; aunque las propiedades atribuidas a la fangoterapia no se limitan a lo físico, sino que también son eficaces para combatir el estrés y el cansancio de la vida cotidiana.

Opciones terrenales
Nars Mud Mask. A base de extractos vegetales, algas y lodo de Masada, esta mascarilla “multifuncional”, limpia y aclara el cutis dando un nuevo brillo y energía a la piel. Erno Laszlo, Sea Mud Soap. Con lodo y minerales del Mar Muerto, la barra de jabón de Laszlo es ideal para limpiar los poros, hidratar y balancear el cutis, que quedará suave y terso.

RéVive, Masque de Glaise. Limpieza profunda, hidratación completa y efecto lifting son algunos de los beneficios de esta mascarilla para pieles cansadas y estresadas. A base de lodo y minerales, la Masque de Glaise renueva instantáneamente la piel, dándole un aspecto sano y juvenil.

Princesa Borghese, Fango Delicato. Con extractos marinos y fango del Mediterráneo, esta mascarilla limpia e hidrata las pieles más delicadas y también los cutis secos; ayuda a cancelar las señales del tiempo.

Alga Med, Fango d’Alga. Nuevo tratamiento a base de fango de origen volcánico del Mar Tirreno y algas. La crema ayuda a combatir la celulitis, reduciendo el efecto de piel de naranja y mejorando el tono y la firmeza del cutis.

 

También podría gustarte
Comentarios