Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Piel fresca y radiante

iStockphoto/Thinkstock

Dermo-hidratación
El tipo de cutis que tienes, se debe en gran parte a la genética y al nivel de humedad natural en tu piel. Este medida puede llegar a variar dependiendo de los lípidos que se encuentren en la dermis; si hay muchos la piel tenderá a ser grasa, lo notarás por el brillo facial, sobre todo en la zona T.

Si al contrario, los lípidos se presentan en cantidades pequeñas la piel se vuelve seca, y puede lucir rojiza y presentar comezón. La piel mixta, es una combinación de zonas grasas y otras secas.

¿Cómo mantengo mi piel hidratada?
Es importante mantener en buen estado la capa natural de lípidos que tiene nuestro cutis, ya que esta nos permite mantener la humedad y nos protege de los gérmenes y de sustancias irritantes.

Existen varias formas para lograrlo, como no exponiendo nuestra piel a fuertes vientos y a climas con calor seco; evitar productos que contengan alcohol y jabones que nos hagan perder los aceites naturales de nuestra piel.

Por otra parte una buena dieta puede ayudar a fortalecer las capacidades de nuestra piel para conservar la humedad.

Agrega a tu menú, platillos que contengan linaza, nueces, salmón y aceite de oliva.

Hidratación al instante
Usar una buena crema hidratante es la perfecta solución para tu obtener una piel súper fresca, ya que de forma instantánea notarás el cambio de una piel seca a una increíblemente radiante.

Puedes aplicarlas de una a dos veces al día si presentas gran resequedad.

También podría gustarte
Comentarios