El medio ambiente, ¿nuestro peor enemigo?

0

Nos encontramos en la temporada ideal para estar fuera de casa y disfrutar del sol mientras paseamos a nuestra mascota o convivimos con amigas. Días así parecen perfectos, pero no lo son. Tras esta bonita fachada que se nos ha pintado, se esconde el peor de los villanos para la salud. Conoce a nuestros enemigos: los factores ambientales.

Nuestra piel es la que nos protege de estos riesgos, por eso es la primera en afrontarlos. Estar mucho tiempo en el exterior causa que nuestra piel se vuelva más frágil y absorba todo esos contaminantes que nos generan manchas y oscurecimiento, los cuales pueden convertirse en nuestros acompañantes de por vida si no aplicamos alguna crema o humectante correctivo a tiempo.

Según el Instituto Pond’s, el concreto refleja 45 por ciento de los dañinos rayos UV, mientras que la contaminación bombardea nuestra cara con 1.2 millones de partículas al día. Es decir, existen factores externos que generan por igual efectos positivos y negativos en nuestra piel, conócelos:

Sol

Estimula la producción de la vitamina D y fomenta la limpieza de la piel para regresar ese glownatural.

Su lado oscuro ha mostrado que el exceso de exposición puede causar manchas, oscurecimiento de la piel, dermatitis, hipertensión, pigmentación, queratosis y, en casos extremos, cáncer de piel.

Viento

Reduce el poder calorífico de los rayos térmicos del sol, renueva el aire al eliminar el humo y polvos, ofreciendo esa anhelada frescura de aire puro.

Pero cuidado cuando está de mal humor, porque las ráfagas de viento generan resequedad y, al aliarse con el sol, queman, lo cual provoca el oscurecimiento de nuestro cutis.

Frío

Brinda el efecto de piel perfecta, con el ideal equilibrio de lo terso y seco, a la vez que evita la inflamación de las ojeras.

En relación al viento, no es nada cool como parece, ya que genera sequedad y rosácea (rojeces) cuando la temperatura es muy alta

ponds-2

Humedad

La humectación es un must para la salud de nuestra apariencia ya que ayuda a la regeneración de las células muertas. Sin embargo, pasar tanto tiempo con el calor y sudor es malo, ya que provoca piel grasa y manchas de acné.

Esmog

El rey villano de los factores externos, no tiene ninguna salvación. Tal es su maldad que genera una gran variedad de daños como ensuciar la piel, tapar los poros, causa deshidratación, envejecimiento prematuro, irritación, alergias, disminución del colágeno y la pérdida de vitalidad.

Está claro que la excesiva exposición ante estos factores puede causar daños irreversibles a la piel. Lo malo es que nos acechan en cada una de nuestras actividades diarias y es difícil evadirlos. Para eliminar las manchas en tu cutis y recuperar el tono natural de tu piel, busca un producto avalado por la Fundación Mexicana para la Dermatología, A.C. y combate el lado oscuro de los elementos del medio ambiente. ¡Únete a la batalla!

Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar