Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

5 frases para un buen deal

iStockphoto/Thinkstock

1. “Estamos celebrando nuestro aniversario, un cumpleaños ó graduación”. Otra variante: “Es nuestra primera visita a esta ciudad/hotel/ restaurante”.

¿A quién se lo dices? Al gerente del hotel, al personal de reservaciones.

Posibles beneficios: un postre o bebida de cortesía, un upgrade en tu habitación, una canasta de bienvenida. Por ejemplo, Lissette Q., que mencionó su aniversario al llamar al restaurante para reservar, encontró su mesa cubierta de pétalos de rosa…

Restricciones: si eres tú quien solicita las bebidas o la decoración, podrías incurrir en un cargo. En caso de duda, pregunta. Si la respuesta es que no habrá ningún cargo, revisa el siguiente apartado (“es buena idea”). Y no inventes ocasiones ficticias, ello constituye un abuso.
Es buena idea: ofrecer una propina generosa para mostrar tu aprecio por estos pequeños extras…

2. “Me gustan las dos, pero sólo tengo presupuesto para una”.

¿Dónde puede funcionar? En boutiques o tiendas operadas por sus dueños.

Posibles beneficios: que se te ofrezca un descuento especial (por ejemplo, el 25%) si te llevas ambas prendas o artículos.

3. “¿Me daría un descuento si le pago por adelantado?”.

A quién decírselo: a cualquier médico privado que te recomiende un tratamiento de varias sesiones (dermatólogos, dentistas), especialmente si ya conoces su trabajo; al profesor de tenis que trabaja por cuenta propia, a la dueña de la academia de baile al principio del año escolar.

4. “Gusto en verlo, ¿cómo ha estado?”.

Sirve con: maitre D´, chef o dueño del restaurante, estilistas, personal del spa, empleadas del mostrador de productos de belleza.

¿Por qué funciona? Los capitanes y dueños de los restaurantes “consienten” a sus clientes especiales con cocteles, entradas o postres de cortesía, así como degustaciones de platillos nuevos. Y aunque los descuentos en productos de
belleza en tiendas departamentales simplemente no existen, las vendedoras te pueden dar desde muestras de productos hasta una sesión de maquillaje gratis.

5. “Silencio”.

Sirve con: clientes y compradores.

¿Por qué funciona? El silencio es tu mejor aliado en ciertas situaciones. Por ejemplo: Has hecho la presentación completa de tu proyecto ante tu jefe, del producto ante tu cliente, o del programa de tu organización ante un donador potencial. Has respondido todas sus preguntas. Listo. No hagas nada. Hay muchas personas que no soportan este impass, y harán lo que sea por romper el silencio: incluyendo aceptar tu propuesta.

También podría gustarte
Comentarios