Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

8 Mitos del ejercicio

 

Se dice que se pierde peso más rápidamente si el ejercicio se realiza con lentitud, se hace casi de madrugada y si se da mucha importancia a los abdominales. Con tantas opiniones, resulta difícil separar la ficción de la realidad.

Mito 1

Si te ejercitas antes de comer, quemarás más calorías.
La realidad es que quemarás el mismo número de calorías tanto si estás en ayunas como si ya comiste. De hecho, ejercitarte con el estómago vacío puede provocar que te canses antes.
Necesitas tener comida en tu estómago para tener suficiente energía. Comer un bocado que contenga carbohidratos complejos y proteínas (en otras palabras, galletas con queso o una ensalada de pollo con pan integral) hora y media o dos horas antes de ejercitarte, te dará la cantidad óptima de energía.

Mito 2
Si dejas de ejercitarte, el músculo se transformará en grasa.
No es cierto: el músculo es músculo y la grasa es grasa. Uno no puede convertirse en el otro. Lo que ocurre es que, con el paso del tiempo, los músculos que no se utilizan como deben pierden su firmeza y adelgazan, por lo cual se ven flojos. Y si dejaste de ejercitarte pero sigues consumiendo el mismo número de calorías, el exceso de energía se almacenará en forma de grasa.
Lo que sí es verdad, es que los músculos consumen calorías y la grasa no.

Mito 3
Levantar pesas ensanchará tu cuerpo.
Muchas mujeres no trabajan con pesas porque temen que la rutina las vuelva musculosas, pero la realidad es diferente. Las fisicoculturistas tienen cuerpos impresionantes, pero se debe a que pasan horas aislando y trabajando los grupos musculares por separado, además de seguir estrictas dietas altas en proteína y bajas en grasas.
Lo que hacen es mejorar el tono muscular, acelerar el metabolismo y lucir más esbelta y con un cuerpo más firme.

Mito 4
Necesitas ejercitarte durante 30 minutos para verte beneficiada.
Si tu meta es perder peso, es más efectivo ejercitarte durante periodos largos. Pero acumular pequeños lapsos de actividad durante el día puede traer beneficios importantes a la salud, como la reducción en los niveles de colesterol y en la presión sanguínea.
Dividir tu rutina en bloques de cinco o diez minutos durante el transcurso del día también puede facilitar la incorporación del ejercicio a tu rutina diaria.

Mito 5
Perderás peso con más rapidez si te ejercitas lentamente.
Este mito se presta a confusiones. Aunque quemarás un porcentaje mayor de grasa si te ejercitas a un ritmo más lento, estarás quemando menos calorías. A la inversa, si te ejercitas con intensidad, quemarás menos grasa pero más calorías.
Decide tomando en cuenta cuánta grasa necesitas quemar y considera que efectuar una actividad intensa durante 20 minutos equivale a caminar a paso moderado durante 40 minutos.

Mito 6
Has abdominales para obtener un vientre plano.
Por desgracia, el ejercicio localizado no funciona. Los ejercicios abdominales pueden hacer que los músculos de esa zona se endurezcan, pero no notarás los resultados hasta que pierdas grasa en todo el cuerpo. Y la única forma de lograrlo es reducir la ingesta de calorías y aumentar la actividad física.

Mito 7
Debes estirarte antes de ejercitarte.
Es mejor calentarte antes de estirarte. ¿La razón? Los músculos calientes son menos propensos a sufrir lesiones. Cuando camines, hazlo a paso tranquilo durante cinco minutos; después, detente y estírate antes de intensificar el ejercicio. No olvides realizar algunos estiramientos suaves cuando termines: te ayudarán a mantenerte flexible y reducirán el dolor muscular potencial.

Mito 8
La mañana es el mejor momento para ejercitarte.
¿No sabes si preferir la mañana, la tarde o la noche para hacer ejercicio? Algunos estudios sugieren que quienes se ejercitan por la mañana conservan el hábito durante más tiempo, pero esto no ocurre para quienes gustan de levantarse tarde. Además, un estudio reciente reveló que los niveles de cortisol en los atletas que se ejercitaban de mañana podía suprimir su sistema inmunológico. ¿La conclusión? Ejercítate a la hora en que puedas hacerlo.

También podría gustarte
Comentarios