Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Amigos imaginarios… buenas compañías

El amigo imaginario, le brinda al menor la posibilidad de adquirir habilidades lingüísticas, puede mandar a “Mateo”, regañarlo, amarlo, dominarlo y desarrollar una relación de amistad. También tiene la posibilidad de culparlo cuando siente que no debe ser descubierto.

Los “cuates” imaginarios surgen entre los 3 y 4 años; alrededor de los 5 años este pequeño “se va”. Los estudiosos afirman que aquellos niños que poseen un coeficiente intelectual elevado y una gran creatividad son los que inventan amigos imaginarios.
Cuando el niño no tiene ganas de hacer algo, dice que “Mateo” no desea hacerlo. Su amigo es fiel, nunca le falla.

¿Hay que seguirles el juego?
Sí, pero sin llegar a los extremos, más bien puedes aprovechar mencionando que “Mateo” quiere ver cómo tu hijo se sabe vestir o ya quiere irse a la cama, etc. Algo maravilloso es disfrutar en familia de este “invitado” sin exagerar, pues pronto tu hijo lo dejará ir.

También podría gustarte
Comentarios