Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Amor por conveniencia

Amores en venta

No voy a hablar de sexoservidores de uno u otro sexo, sino de los nuevos depredadores sentimentales.
Les llamo así porque más que seducirte para tener
sexo contigo –como mucho tiempo fue la costumbre masculina– tratan de explotar tus sentimientos para obtener beneficios económicos o laborales.

No es algo nuevo: hasta bien entrado el siglo XX en Europa y también en las clases adineradas de América, se usaba que los hombres que se consideraban buenos partidos” se vendieran a la mejor postora, casándose con una mujer por el dinero de la dote.

Hay una bellísima novela de Henry James, situada en Boston en el siglo XIX, que se llama “La Heredera”.
El galán que parecía rendido de amor por ella –poco agraciada pero inteligente y rica– desaparece cuando corre el rumor de que el padre de ella está arruinado. Luego se sabe que no es cierto y él vuelve a cortejarla. Ella le hace creer que sigue enamorada y, cuando él cree que van a casarse, ella lo deja plantado.

Afecto-dependientes
Hoy no se usa ya la dote como tal, aunque todavía muchos padres de familia hacen regalos cuantiosos a sus hijas con motivo de la boda. Pero el peligro existe mucho más en el mundo laboral. La mujer exitosa, que ya pasó la primera juventud y está sola –sentimentalmente hablando– se vuelve un blanco fácil para hombres que aprovechan el lado afectivo para seducirlas y obtener una mejor calidad de vida sin esforzarse en trabajar. Saben que la mujer, por muy exitosa y moderna que hoy sea, ha sido educada desde hace siglos como fármacodependiente en relación al amor. Ahora, más que nunca, se considera al amor no como un hermoso sentimiento que se comparte, sino como una necesidad social.

La sociedad parece exigir a las profesionistas tener galán para que su éxito sea válido. Lógicamente, a muchas mujeres no es sólo la parte emocional de su vida la que les pide un amor, sino su autoimagen. La filosofía actual es: Novio = Éxito; Carencia de Novio = Fracaso.

Interpretación errónea de la igualdad
Muchas mujeres con quienes he hablado sobre este asunto piensan que este fenómeno deriva de la igualdad que hemos pretendido las mujeres y que, así como muchas mujeres jóvenes andan con hombres mayores por interés económico, las mujeres deben juzgar que este tipo de problemas son inherentes al hecho de que ahora son ellas las que tienen poder adquisitivo, un buen departamento, coche del año y otros atractivos que no son sólo su aspecto y su personalidad.

Yo discrepo. Primero porque creo que la situación de los hombres mayores que eligen mujeres mucho más jóvenes siempre ha estado relacionada con lo económico: mientras más joven y guapa, más habla de la riqueza de él ante los demás, así que no hay engaño posible. Por tonto que sea un hombre mayor, no se va a creer que la jovencita que lo acompaña lo hace por su atractivo físico como persona. En cambio, a las mujeres solas –viudas y divorciadas inclusive– se les conoce la vena social y sentimental. Los hombres usan el cortejo para que ellas les abran un mundo de posibilidades que les gustan, pero que no se quieren molestar en lograr trabajando.

Costumbres arraigadas
En la Edad Media, en muchos países europeos, se acostumbraba que la mujer fuera de mayor alcurnia que el hombre con quien se casaba, porque se juzgaba a la mujer como intrínsecamente inferior al hombre; y como una protección para ella, su superioridad social o económica nivelaba su situación matrimonial. Parece que estamos volviendo ocho siglos atrás con estas nuevas costumbres que, desafortunadamente, la tecnología de punta contribuye a traer de regreso, pues ahora Internet es la vía para allegarse pareja y, en un mensaje cibernético que puede tener desde trucos visuales hasta rollo copiado de libros, es difícil juzgar a quien estás tratando.

Para todo veneno, hay un antídoto
No te sugiero renunciar al amor ni volverte una escéptica o incrédula, pero te recomiendo algunos pasos sencillos para conocer al aspirante y saber qué juego está jugando. (Y seguírselo si es que de todos modos te gusta):

Hemera/hinkstock

Terreno laboral: si tienes la mínima duda de que te “tira la onda” porque le interesa que lo promuevas, lo ayudes o lo recomiendes por tus influencias y gracias a tu puesto, coméntale dizque en confianza que estás pensando irte a otro trabajo e incluso a otro estado o país, porque no te está gustando equis cosa de tu chamba actual. Dale la impresión de tener una cita en otra empresa, sin precisar nada. Si su actitud cambia, se enfría contigo y se desinteresa, es un síntoma de que no eras tú, sino tu puesto y tu ayuda lo que le interesaba. Terreno emocional: a muchas mujeres les urge presentar al nuevo ciudadano a la familia, a los amigos; llevarlo a bodas, bautizos, graduaciones, etc.

¡Que todos constaten que ya tiene al imprescindible galán! Yo te sugiero que al principio se lo presentes sólo a un par de amigas o familiares que tengan mucho ‘colmillo’ y les comentes tus dudas pidiendo te den su impresión de él. (Que la escuches o no es tu decisión). Y que procures conocer su mundo y observarlo en él antes de que él se maneje a gusto en el tuyo. Es muy importante conocer a la mamá (y ver cómo la trata), a los hijos –si es divorciado– y aun, si te animas, a su ex.

 Y otra cosa: no ostentes tus propiedades o tu puesto. No hables de cambiar el coche, de un bono de fin de año, de tu depa; es preferible llorar miserias, insinuar que tienes muchos compromisos y muchas obligaciones económicas y no que piense que tienes para dar y prestar. Un viaje juntos es buena idea para que observes con cuidado cómo se porta a la hora de las cuentas y los gastos. Si es el primero en aceptar que tú pagues más de tu mitad (si eso acordaron), si es codo con la propina, finge no saber que hay que pagar el valet parking o no es capaz de comprarte ni un cacahuate sin que tú pagues la mitad… ¡aguas! Y por último, nunca de los nuncas te avientes a llevarlo a vivir contigo antes de un buen tiempo y mucha observación.

También podría gustarte
Comentarios