Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Aprende a conocer a tus hijos a través de su rostro

Por Renata Roa

@Renata_Roa

iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

La cara está compuesta de 44 músculos que se ejercitan con las diferentes emociones que materializamos por medio de expresiones en nuestro rostro. Se podría decir que la gesticulación es el gimnasio facial que trasforma y moldea nuestra cara día a día. Es por eso que la genética tiene una implicación importante antes de los 25 años y de hecho biológicamente, los bebés en su mayoría nacen pareciéndose a su papá para que ellos químicamente segreguen la sustancia del apego.

La cara de tus hijos revela sus vivencias

Sin embargo,  esa cara con la que nació irá modificándose a lo largo de la vida por factores externos e internos. Lo interesante es que por medio de ella podremos entender su mundo interno que a veces es tan callado que se vuelve completamente ajeno a los padres. Es por ello que el reto está en realmente observar a tus hijos y de esa forma ir descifrando los mensajes que te va dando.

Los chinos dicen que no es adecuado hacer el diagnóstico de facciones de un niño. La razón es que se puede interpretar como etiquetas que no necesariamente podrían describir al chiquito, pero por su sensibilidad, puede marcarlos para siempre y eso en realidad ser un factor limitante, antes que uno de autoconocimiento. Los niños vienen a experimentar, a equivocarse y a acertar. Cuando la mamá conoce el lenguaje del rostro, puede entender las transformaciones que va generando el niño y de esa forma irle facilitando el proceso de crecimiento.

 

iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

Mamá, la mejor guía de tus pequeños

Por el otro lado, la mamá juega el rol de guía con el niño. Es por ello que debe optar por tener una plena consciencia de quién es y qué necesita para ella estar mejor y de esa forma darle el amor más puro y libre. A veces es uno de los retos más importantes para las madres, ya que las prioridades cambian y dejan de nutrirse ellas por nutrir a los demás a veces muy a pesar de su propio bienestar físico y emocional.

Mucha gente lo puede catalogar de egoísmo, sin embargo valdría la pena dedicarse un poco de tiempo para conocerse, amarse y simplemente nutrirse emocionalmente para que esa guía lleve con bien a los demás. Cuesta trabajo, pero tu cara te irá marcando el camino emocional que tendrás que trabajar para darle tu mejor versión a tu hijo.

 

 

También podría gustarte
Comentarios