Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Aprende a maridar vinos de forma fácil

A mí me gusta hablar no solo de maridar la comida con el vino sino también maridar la ocasión, el lugar y la compañía. El lugar en el que te encuentres tiene que ver con el clima, y la compañía indicará lo que quieras desarrollar en esa reunión. Saber si se trata de una reunión entre amigos o una reunión familiar, también te va ayudar a tomar decisiones.

iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

El maridaje no es ninguna ciencia, es aplicar el sentido común para acompañar unas cosas con otras. Todos llegamos a maridar por naturaleza cuando probamos algún alimento y le ponemos un poquito de esto, un poquito del otro hasta que obtenemos algo que nos agrada. Y desde luego, esto siempre varía dependiendo de cada persona.

¿Cómo aprender a maridar?

Como primera regla básica y muy fácil de seguir es acompañar los platillos ligeros con vinos ligeros y los platillos pesados con vinos corpulentos. Para elegir el vino adecuado, tenemos que identificar siempre los elementos más importantes de un platillo y buscar el balance de los sabores, lo anterior es algo básico en todos los maridajes que hagamos.

Para buscar el equilibrio y una compensación entre la comida y el vino es importante utilizar dos reglas básicas: maridar por armonía y maridar por contraste.

istockphoto/Thinkstock
istockphoto/Thinkstock

Maridaje por armonía

Al maridar por armonía queremos que los platillos con acidez bien marcada (como un ceviche de pescado) se acompañen con la frescura de los vinos blancos que también tienen acidez. Es decir, se elijen vinos y platillos con las mismas notas para crear armonía.

Maridaje de contraste

Cuando estamos buscando un maridaje de contraste, los elementos importantes de la comida (el ácido, el dulce, lo salado, lo amargo) son balanceados con algo totalmente opuesto. Por ejemplo, un queso gorgonzola (salado o añejo), lo podemos maridar en contraste con un vino dulce, con un cosecha tardía. Si tenemos sabores muy amargos (café, chocolate amargo), tenemos que acompañarlo con un poco de dulzor. Si se trata de una comida muy dulce (mamey, mango) tenemos que balancear con acidez.

¿La comida mexicana se puede maridar?

Muchas veces hemos escuchado que la comida mexicana no marida con los vinos, esto no es cierto. Nuestra gastronomía va muy bien con muchos vinos, sólo hay que saber elegir. Por ejemplo, para los taquitos al pastor que tienen grasa pero también cebolla, cilantro y limón; un vino rosado fresco, es un maridaje maravilloso.

iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

Hay vinos rosados muy ligeros, muy agradables para tomarlos solos, pero a la hora que los juntas con un taco al pastor, enalteces muchísimo el sabor del vino. Lo mismo pasa con la cochinita pibil.

Por la manera en la que preparamos en México los pescados y mariscos (con limón, cebolla, cilantro y chile) podemos elegir vinos blancos frescos, sin barrica.

Un pescado a la talla, con más condimentos, va muy bien con vinos blancos con más cuerpo y añejamiento como el Chardonnay. Y desde luego si elijes moles o platillos muy condimentados, necesitas un vino que no se pierda entre todos estos sabores, necesitas un vino tinto que tenga mayor complejidad, y que tenga notas que armonicen los platillos muy condimentados. Para el mole yo sugiero un Merlot o un Syrah, vinos muy afrutados con toques especiados, con cierta complejidad.

iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

¿Cómo maridar los chiles en nogada?

Estamos en plena temporada de chiles en nogada, que están hechos con carne de puerco. Una carne blanca que requiere de un vino suave y no muy corpulento; hay tanto tintos y blancos que le van muy bien. Particularmente me gusta mucho con un Chenin Blanc. Este es un vino semiseco que tiene un ligero nivel mayor de azúcar residual y armoniza muy bien con las notas dulces del chile en nogada. También se puede servir un tinto joven para no entorpecer los sabores delicados de frutas que tiene este platillo.

Si quieres distinguir los sabores de los alimentos que estás disfrutando, el vino te puede ayudar a destacar los sabores y viceversa, el platillo te ayudará a que en cada sorbo de vino que tomes, vivas una experiencia única de sabores en tu boca.

A partir de hoy, sé que podrás maridar de una manera más segura y si aún no lo has intentado, no te pierdas la oportunidad de hacerlo, lo importante es aventarse sin miedo y experimentar, te garantizo una experiencia placentera, con el tiempo desarrollarás tu propio estilo de maridaje.

También podría gustarte
Comentarios