Aprende a ser feliz sin pareja

Esperar que el amor toque a nuestra puerta, suele convertirse en un paréntesis lleno de interrogantes y preocupación. Cuando no aparece en escena alguien con quien compartir todo lo bueno de la vida, el temor a la soledad se vuelve un sentimiento habitual, difícil de controlar. Pero en contra de todo pronóstico, la falta de una relación amorosa puede ser la antesala de una etapa gratificante llena de posibilidades y retos a nivel personal. Creer en tus capacidades para encontrar la felicidad y despojarse de toda incertidumbre, te abrirá un mundo de oportunidades totalmente renovadas.

¿Qué puedes hacer por ti?

“Nunca había estado tanto tiempo sola, y me sentía extraña de no compartir mi tiempo con alguien. No quería que esta situación me rebasara y me deprimiera; invitaba a mis amigas a casa, fui a Cerdeña a visitar a mi hermano, y me apunté a una maestría de medicina naturista. Mucha gente piensa que estar contento radica en conseguir pareja, y yo he comprobado que no es así. No necesitas volcar en nadie tus ganas de vivir. Pensar en cómo te quieres sentir y buscar una motivación importante, sirve también de mucho para mantener la mente ocupada, y no caer en la obsesión por este tema”. Mar Almagro Alemán tiene 30 años, y es una estudiante española de fisioterapia, que vio cómo su vida cambiaba hace un año a raíz de no sostener una relación sentimental.

Gozar de todas las cosas positivas que ofrece el presente, hará que la persona trabaje en su propio bienestar, por encima de cualquier pensamiento de fracaso que tuviera con anterioridad.

Angélica Riveros Rosas, psicóloga de la salud y catedrática en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica: “Un problema muy común es que depositamos en la pareja nuestro derecho a ser felices. Si dirigimos la atención sobre nosotros mismos, será mucho más fácil identificar lo que nos gusta y las habilidades que queremos desarrollar para sentirnos plenos”.

Este “estado civil” de libertad absoluta, puede resultar de lo más enriquecedor desde el punto de vista de las actividades y las relaciones sociales: nuevas metas en el trabajo, pasar tiempo en casa, convivir más con la familia, permitirse algún capricho, retomar algún hobbie, e incluso dedicarse al voluntariado deseado que por falta de tiempo, nunca se llegó a cumplir.

Nunca es tarde para sonreír

El hecho de no tener una relación, debería considerarse como uno de los miles de motivos que existen para superarse y afianzar nuestra seguridad, sea cual sea la circunstancia y no importando el “qué dirán”.

Aunque esta visión es la más recomendable, lo cierto es que gran parte de la población se siente frustrada sin alguien a quien querer.

Según la Dra. Riveros Rosas, este sentir generalizado se produce por la dificultad de estar solo, y también porque la posesión de una pareja se considera un aspecto definitorio de la valía de la persona.

La especialista ofrece unos consejos para mejorar en calidad de vida y manejar la insatisfacción que se llega a sentir:

  • Despierta tu espíritu de aventura, y prueba actividades nuevas que nada tienen que ver con lo que sueles hacer, olvidando todo tipo de presión.
  • Identifica tus valores: piensa qué es realmente importante para ti y qué opciones tienes para hacer algo congruente contigo misma.
  • Deja los estereotipos. Encuentra los límites y capacidades de los que te rodean, y así convivirás con más gente sin que tengan que cumplir tus expectativas.
  • Asegúrate de no ser tu peor enemiga. Recuerda que cada quien es responsable de sus emociones, actitudes y decisiones.
  • Trata de ser mejor para ti misma, aunque ello implique un esfuerzo extra por tu parte.
  • Acostúmbrate a quererte y apapacharte todos los días. Pon atención en lo que te hace sentir mejor cuando estás triste y llévalo a la práctica.

Vive al 100

Vivir plenamente sin preocuparse de que Cupido envíe a alguien para salvarnos de nuestros temores, es una manera de sentirnos en paz y canalizar la energía al interior. Invertir tiempo en tu persona, cuidarte y darle sentido a los objetivos que te propongas, son el reflejo de algo grande que ninguna pareja te puede garantizar: el amor hacia uno mismo.

Para saber más:
–    Cómo ser tú mismo sin culpas, Eduardo Aguilar Kubli, Editorial Pax México.
–    Aprendiendo a quererse a sí mismo, Walter Riso, Editorial Norma.

También podría gustarte
Comentarios