Aprovecha mejor tu rutina

Nada de náuseas
Cuando hacemos ejercicio, la sangre se desvía del estómago hacia el corazón —lo que provoca que algunas personas sientan náuseas, si no han desayunado o han comido de más. Para evitar esta situación, toma una bebida energética diluida con un poco de agua o una manzana. Si se presenta con frecuencia, consulta a tu médico: podría deberse a alguna infección

¡Adiós al tabaco!
Para dejar de fumar, haz más ejercicio. De acuerdo con los especialistas, una sesión de ejercicio puede reducir el antojo por un cigarro. Actividades de intensidad moderada, como una caminata de 15 minutos, ayuda a los fumadores a resistir el antojo durante más tiempo. Además, ayuda a reducir la sensación de tensión, ansiedad e irritabilidad que suelen presentarse cuando se deja de fumar.

Sueño muuuy profundo
Si la única hora a la que puedes ejercitarte es antes de dormir, pero temes quedarte despierta toda la noche, no te preocupes. Un profesor en la Universidad de Carolina del Sur descubrió que las personas activas que se ejercitan con moderación hasta 30 minutos antes de irse a dormir no mostraron problemas de sueño. La razón es que las personas con buena condición física tienden a dormir mejor en cualquier circunstancia

Arriba y abajo
Muchas personas son excelentes corredoras y muestran una asombrosa resistencia física, ¡siempre y cuando corran en una superficie pareja! Si te cansas cuando subes escaleras, no es que te estés ejercitando mal: es sólo que te falta ese tipo de entrenamiento. Si corres en exteriores trata de subir pendientes o de aumentar un poco la inclinación de tu corredora.

¿Padeces calambres?
Si los plátanos (fuente tradicional de potasio) no te resultan suficientes, añade un poco de café a su dieta. La Universidad de Atenas, en Grecia, descubrió que las mujeres que tomaban alrededor de dos tazas de café se recuperaban con mayor rapidez de los calambres provocados por el ejercicio. Se cree que la cafeína bloquea los receptores de dolor del cuerpo.

Delgados y risueños
Para bajar de peso, ¡ríe con más frecuencia! Estudios recientes indicaron que reír (de preferencia a carcajadas) durante 15 minutos diarios activa los músculos de cara y abdomen, y puede quemar hasta 40 calorías. Además, contribuye a la relajación general.

También podría gustarte

Comentarios