Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Atrévete a ganar perdiendo

Atrévete a ganar perdiendo

Todos los enamorados que se quieren anhelan encontrar la forma de perpetuar su relación, de lograr que funcione bien, aunque con el tiempo gran parte experimenta diversas dificultades para lograrlo.

A veces las soluciones a los grandes problemas están tan a la mano que no las miramos, ni se nos ocurre que pueda ser algo sencillo. Creemos que es tan grande la dificultad que la solución debe ser proporcional al tamaño del problema.

El primer reto que enfrentamos no es con la pareja, es con nuestro pensamiento

Lo primero que debemos cambiar se refiere a la creencia que todos tenemos cuando estamos frente a un conflicto en el que nos sentimos ofendidos y en el que estamos seguros de que la posición de la otra persona es contraria a la nuestra e injusta para nosotros.

En ese momento casi por un instinto de supervivencia vamos a defender nuestro punto de vista; pensamos y sentimos que si le damos la razón a nuestra pareja perdemos. Ante lo cual se me ocurre una pregunta ¿qué perdemos? Si somos justos, sentimos que perdemos mucho, porque aceptar una razón contraria simplemente parece que anula la nuestra.

Atrevete a ganar perdiendo

En pocas palabras, perdemos nuestro punto de vista o dicho de otra forma, nuestras razones

Y si realmente fuera el caso, tendríamos todo el derecho de seguir luchando por sobrevivir defendiéndonos de alguien que nos quiere anular.

¿Por qué no haces el ejercicio de ganar perdiendo?

Sigue unos simples pasos que te ayudarán a cambiar un hábito muy arraigado que tiene que ver ni más ni menos que con el instinto de supervivencia: “defendernos cuando nos sentimos atacados”; aunque sólo es una estrategia que ayudará a tu cerebro a salvar un gran obstáculo de comunicación emocional entre las personas y especialmente entre las parejas.

Pasos a seguir para ganar perdiendo

1. Etapa de escuchar y repetir

Repite lo que a tu pareja le agobia, le enoja o le hace sentir mal, aun cuando eso que repitas no te favorezca. Lo primero que tienes que lograr es mantenerte conectado a tu pareja específicamente hacia su forma de sentir y de pensar.

Por ejemplo, si tu pareja se queja de que para ti la relación sentimental no es una prioridad en tu vida y supongamos que para ti sí lo es. Puedes optar por defender esto y anular su percepción. O bien, optar por la forma que te estamos proponiendo.

Lo que debes hacer es simple, le dices: “Estás sintiendo que nuestra relación no es una prioridad para mí”, “Ya entendí lo que estás sintiendo y voy hacer todo lo posible para que sientas que sí lo es”.

Éstas serían las palabras mágicas, porque de forma inmediata harías una conexión con tu pareja, sin embargo no estaría completo el procedimiento.

2. Etapa de recopilación de datos

Atrevete a ganar perdiendo

A continuación le pides que te explique más detalles. Tu actitud debe ser atenta, parecida a cuando estás escuchando a un amigo contarte algo que le pasó y que logra sentirse mejor con tu apertura a escuchar sin juzgar. Con tu pareja te cuesta mucho trabajo porque tu ego está de por medio y se siente atacado.

Es aquí en donde puedes experimentar que estás perdiendo y podrías detener en este momento la comunicación si comienzas a defenderte y, aunque ganaras, la relación perdería. Por lo tanto, haz el esfuerzo de no conectarte con tus sentimientos sino con los de tu pareja.

3. Etapa de unión de los dos puntos de vista

Si soportaste perder, digamos que te ganas el derecho a salir victorioso del conflicto en pareja. En este momento “perdiste tus razones” y lo pongo entre comillas porque sólo es momentáneo, es decir, cuando te conectas con tu pareja pierdes por un instante la conexión con tus puntos de vista.

Pero ¿de qué manera podrías sumar en vez de restar, si no comienzas por aceptar el punto vista de tu pareja? El hecho de haber escuchado sin juzgar, hace que tu pareja también esté abierta en vez de a la defensiva. En este paso ya puedes poner sobre la mesa tu punto vista.

También podría gustarte
Comentarios