Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¡Atrévete a tomar decisiones!

Un estudio empresarial norteamericano demostró que a las mujeres nos cuesta mucho más tomar decisiones que a los hombres. El análisis concluyó que no es porque tengamos menos inteligencia o menos valor: lo que ocurre es que tememos demasiado equivocarnos y que la decisión tenga consecuencias que afecten a los demás o que el error haga que nos rechacen y nos juzguen poco preparadas para el puesto. En la vida cotidiana sucede a la inversa que en el mundo empresarial: son las mujeres quienes toman más decisiones, muchas son del tipo que puede cambiar su entorno, sus relaciones personales, su mundo entero. Y sin embargo, las toman y punto; sienten que no hay más remedio que aceptarlas y no se atormentan tanto. Al igual que en la vida cotidiana, los negocios nos enfrentan a la toma de decisiones ¡nos guste o no!

Fuerte, audaz y valiente
Tu primera decisión en este difícil arte de tomar decisiones en la vida es si deseas que te identifiquen como una mujer demasiado cautelosa, pero tímida (con una posible connotación de débil o insegura), o que te consideren fuerte, audaz y valiente (aunque el lado negativo pueda ser verte como aventada e irreflexiva). Sólo tú puedes saber cuál es la personalidad que mejor va con tu carácter.
No vas a poder dejar de tomar alguna vez una decisión, por más cautelosa que te veas; y mientras menos decisiones tomes, más difícil te será cada vez que tengas que decidir algo. Es como el ejercicio físico: la primera vez que lo practicas estás adolorida al día siguiente, pero conforme dominas tu pereza y lo haces todos los días, cada vez te cuesta menos trabajo. Obviamente, tu trabajo y tu jefe inmediato serán buenos ejes para moldear tu actitud frente a las decisiones. Hay puestos que no requieren tomar una sola decisión en años y hay otros que requieren tomar muchas decisiones, pero el jefe no permite que nadie las tome más que él. Y a él le cuesta trabajo tomarlas, así que frena a todo mundo.

¡Arriésgate!
A las mujeres aún nos cuesta decidir en el campo laboral, pero si te preparaste para desempeñar un puesto, lo que necesitas hacer es practicar y para poder hacerlo, tienes que perder el miedo a equivocarte. El temor al rechazo, a la crítica y a quedar mal son algo muy femenino, pero tienes que decidirte a escapar de las amarras que significan estos miedos. Tienes que tener el verdadero valor: el de quien, con todo y su miedo, se lanza y sigue adelante.

La intuición no es un mito
Existen suficientes bases científicas que prueban que la intuición, que también es muy femenina, existe. Se identificó el área cerebral donde se produce: resonancias magnéticas han demostrado cómo se ilumina esa área cuando a una mujer le piden que interprete algo complejo, cuando se le pide solucionar una crisis hipotética que se le plantea en laboratorio, y cómo –esto es lo más importante– la mayoría de las veces acierta en la solución correcta al problema. Tienes en realidad esa arma poderosa en tu cerebro, ya puedes dejar de pensar que se trata de un mito más acerca de lo femenino: en verdad es un potencial que te apoya y te respalda a la hora de tomar decisiones y siempre será un contrapeso a los posibles y legítimos miedos humanos a tomar decisiones.

También podría gustarte
Comentarios