Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Automóviles y medio ambiente

Hemera/ThinkstockUna de las fuentes importantes de contaminación del aire son los motores de combustión interna de los automóviles, autobuses y camiones que utilizan hidrocarburos, como gasolina y diesel. El monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno e hidrocarburos sin quemar, que emiten sus escapes, combinados con la luz solar, generan en forma fotoquímica el ozono, un gas muy irritante que, junto a las partículas suspendidas de polvo, forman una nube rojiza llamada SMOG —sumamente nociva— que daña los ojos, vías respiratorias e interfiere en el transporte de oxígeno que nutre nuestro organismo.   Los nuevos automóviles han venido mejorando, año con año, mediante nuevos sistemas. Un automotor con más de diez años contamina muchas veces más que uno nuevo. Si los automovilistas los mantienen bien afinados, con la presión correcta de llantas, hacen rondas para ir al trabajo, planean sus rutas y los utilizan lo menos posible, contaminarán menos.   Por ejemplo, la Ciudad de México y su Área Metropolitana es una de las más pobladas del mundo. Situada en una cuenca lacustre cerrada, es como una especie de taza que se encuentra a más de 2,200 metros de altura, con una atmósfera pobre en oxígeno y rodeada de montañas altas. En ella se acumulan los contaminantes. El poco oxígeno del aire reduce en una tercera parte la eficiencia de los motores de combustión.   Alrededor de veinte millones de personas conviven en la ciudad diariamente y la circulan cerca de cinco millones de vehículos (dato estimado, ya que no hay un registro de vehículos en todo el país), además se añaden los miles de vehículos diarios que la atraviesan en su camino hacia otras regiones.   Los transportes públicos son insuficientes, el Anillo Periférico también, desde hace muchos años; la construcción de nuevos periféricos se está llevando a cabo, pero en forma lenta y costosa.   La ciudad desbordó la pobre planeación urbana en: vías vehiculares, agua potable, drenaje, parques, etc. Los intereses políticos para “no hacer olas” anularon las soluciones. Las medidas de “Hoy no Circula” y verificación vehicular, que ya cumplen mas de veinte años de existencia, han ayudado notablemente a disminuir la contaminación, pero no bastan.   Goodshoot/ThinkstockAquí, algunas sugerencias urgentes e inaplazables que deben aplicarse en todo el país: 1.- Sustituir el transporte individual por transporte público: eficiente, suficiente y de preferencia subterráneo, sólo así, al tener alternativas rápidas y seguras se desincentivará el uso del automóvil.   2.- Hay que cambiar los motores de combustión interna de gasolina y diesel por otras fuentes de energía (coches eléctricos, híbridos, etc.)   3.- Mayor uso de bicicletas, con adecuación de carriles viales y un programa de educación para peatones, ciclistas y automovilistas.   4.- Mantener un estricto control del mantenimiento de vehículos públicos y privados.   5.- Renovar el parque vehicular del transporte y servicios públicos en forma periódica.   6.- Prohibir la circulación de unidades contaminantes; convertir en chatarra reciclable las unidades inservibles que congestionan las calles.   7.- Regular manifestaciones, ferias y exhibiciones que obstruyan las calles y congestionen el tráfico, que hacen inoperante el servicio público y paralizan la ciudad; designación de áreas específicas para el derecho ciudadano a manifestarse.   8.- Hacer un estudio serio, rápido y factible de la circulación de cada ciudad y su flujo vehicular actual y llevarlo a la práctica, gobiernos federal y local, eliminando “cuellos de botella” y congestionamientos.   Todos somos responsables de la limpieza del aire, hagamos esta tarea con decisión y urgencia, en bien del planeta.

También podría gustarte
Comentarios