Azúcar, ¿amiga o enemiga?

iStockphoto/ThinkstockEl azúcar en su forma más pura contiene porciones de fibra (aportadas por la caña), y se le conoce como mascabado o morena. Su consumo representa doble beneficio al organismo, ya que permite tener mejor digestión y se absorbe en forma lenta, lo cual impide que los niveles de glucosa en sangre se incrementen rápidamente.

En cambio, cuando este nutriente es sometido a proceso de refinamiento pierde toda la fibra, lo cual le resta sus propiedades digestivas y provoca que pase con mayor rapidez al torrente sanguíneo.

¿Diabetes?

Puede considerarse que una persona padece diabetes si sus cifras de glucosa (en ayuno de ocho horas) superan 126 miligramos por decilitro de sangre. La clasificada como tipo 1 se presenta cuando las células productoras de insulina (denominadas beta) son atacadas por el propio organismo.
Si los niveles de glucosa no se controlan se corre alto riesgo de desarrollar las complicaciones de la enfermedad, como:

  • Cataratas
  • Ceguera
  • Daño renal
  • Aterosclerosis (acumulación de grasa en la pared interna de las arterias)
  • Infarto de miocardio
  • Incremento en los niveles de colesterol
  • Neuropatía diabética (sensación de quemazón en pies y ardor en piernas)
  • Amputación de extremidades
  • Infecciones por hongos
  • Hipertensión arterial

El azúcar no tiene por qué dejar de ser un dulce nutriente y convertirse en amarga experiencia. Todo depende de medir la cantidad que consumas, buscando el punto medio.

También podría gustarte

Comentarios