Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Baile de salón, gran terapia

El baile de salón también se conoce como baile social, pues da pie a la interacción con otras personas. Es una hermosa manifestación de arte y también ha sido una parte integral de la vida diaria por cientos de años. Hoy en día, se ha recobrado la fuerza de esta forma de expresión, al integrar diferentes ritmos en todo un espectáculo que puede practicarse a distintos niveles de complejidad.

Rítmicos beneficios
• Es un excelente pretexto para reunir a las parejas y conocer gente nueva.
• Fortalece los músculos de las piernas.
• Coordina mente y cuerpo al realizar los movimientos.
• Crece el sentido del balance, incluso al caminar.
• Elimina el estrés.
• Se aprecian los distintos ritmos musicales.
• El buen bailarín atrae al sexo opuesto.
• Es un espectáculo grandioso.
• Sin duda, la experiencia de bailar será inolvidable y muy entretenida.

Géneros para bailar
Vals: de origen inglés, los movimientos que maneja son lentos, largos y continuos. Por su delicadeza al deslizarse, denota una elegancia única.

Quickstep:
es un baile de pasos ligeros que resulta muy entretenido, ya que el tempo de la música es rápido. El Charleston es una variación.

Tango: conocido por ser dramático y dominante, el baile argentino combina movimientos lentos y apasionados con otros fuertes y rápidos.

Foxtrot: éste es un ritmo americano del siglo XX, se caracteriza por ser alegre, con pasos rápidos y fluidos. Sus representantes inolvidables son Fred Astaire y Gene Kelly.

Ritmos latinos
Representan una amplia gama de baile, en la que los pasos son específicos y se realizan de manera distinta, dependiendo del país donde se bailen. Sin embargo, todos incluyen el sensual movimiento de caderas como un básico que proviene de la acción de las rodillas.

Salsa: música de origen afrocubano que surgió en Estados Unidos y Puerto Rico.
Danzón: proviene de la contradanza cubana.
Cha cha cha: baile de origen caribeño, cuyo nombre deriva del característico sonido de la percusión.
Merengue: surgió en la isla de Santo Domingo.
Son montuno: es un son cubano, tocado a una velocidad muy lenta.

Algunos otros bailes de salón con distintas variaciones, son:
Charleston: surgió como una danza folklórica negra en la ciudad de Charleston, Carolina del Sur, Estados Unidos, durante la época conocida como los alegres veintes.

Rumba: se originó en el folklore afrocubano, su característica principal son los movimientos oscilantes de cadera.

Paso doble: marcha española utilizada indistintamente para desfiles militares y espectáculos taurinos.

Swing: es un estilo de jazz centrado en el baile, que se hizo popular en los años 30.

Rock & Roll: famoso ritmo norteamericano de la segunda mitad de los años 50. Este baile encantó a la juventud de la época, por su gran energía y desenfado.

La química del baile
Es muy importante que exista una buena comunicación entre la pareja para que se pueda transmitir la naturalidad del baile. Se debe mantener contacto visual entre los dos, para lograr una conexión adecuada, activa y mutua. Además, escuchar atentamente a la música es determinante para que los movimientos fluyan.
Mientras más ritmos se han bailado y más se han practicado, es mucho más fácil que se dé la improvisación entre ambos. De la misma forma, se puede agregar a cada paso el estilo personal de cada quien.

También podría gustarte
Comentarios