Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Bella con anteojos

Hay diferentes opciones para quienes tienen problemas  con la vista: armazones de colores, lentes de contacto, ¡hasta cirugías correctivas! En todo caso, lo importante es ver bien… ¡y verse bien!

• Se cuenta que Séneca descubrió que podía leer mejor las letras pequeñas si las veía a través de una esfera de cristal rellena con agua. Su pupilo, el famoso emperador Nerón, veía los juegos de gladiadores usando una esmeralda como lente correctivo.
• En 1244, el filósofo inglés Roger Bacon afirmó que con una esfera de cristal podrían verse hasta las partículas más pequeñas.
• Las primeras gafas o anteojos se utilizaron en Italia, allá por 1317. Se dice que el florentino Salvino Degli de Armanto fue el responsable.
• En 1451, el alemán Nicolás de Cusa propuso el empleo de lentes cóncavas. En otras palabras, que en el centro fueran más delgadas que en las orillas. Con el tiempo, muchas personas que no podían ver bien de lejos agradecerían su sugerencia.
• Sí, les decimos lentes… pero las lentes realmente son los cristales o las micas. Al conjunto de lentes y armazón se le llama anteojos o gafas.
• Con la invención de la imprenta en el siglo XV se incrementó la demanda de anteojos. Era obvio: ¡todo el mundo quería leer ahora que era más fácil conseguir libros!
• Benjamín Franklin no sólo fue un gran político, escritor, diplomático, científico, músico, satirista y teórico sobre la electricidad, con todo y cometa incluída. También inventó las primeras gafas bifocales en 1760.

Tips para verse bella… ¡con lentes!
Usar lentes no es un impedimento para que luzcas hermosa. Toma nota de estos tips para que siempre resaltes tu mirada.

• Si padeces miopía. Las lentes que corrigen miopía hacen que los ojos parezcan más pequeños, así que hay que agrandarlos. Traza con delineador una línea pegada a las pestañas y que alargue el ángulo externo del ojo. En cuanto a sombras, prefiere los colores más intensos.

• Si padeces  hipermetropía. En este caso hay que reducir el ojo. Usa sombras mate y evita las nacaradas o brillantes porque acentúan las patas de gallo. Elige un delineador del mismo color de la sombra o del iris del ojo y aplícalo sólo sobre el párpado superior. Las sombras deben ser de tonos suaves excepto para el arco, donde debe ir una sombra más oscura.

• Si padeces  astigmatismo. Aquí lo básico es marcar la línea del ojo: usa un delineador o sombra de color fuerte, pero aplicado en forma difuminada. La sombra debe ser del mismo color del iris y se coloca como si no usaras anteojos, pero intensificando un poco el tono. Aplica bastante mascara, llevándola hacia el exterior para que no choque con los cristales de las gafas.

 

También podría gustarte
Comentarios