Bienvenidas las diferencias

James Woodson/Digital Vision/Thinkstock
¿Alguna vez has visto a una persona que se parece mucho a otra? Yo sí, el otro día, en la escuela de mi hermana, vi a unos gemelos que jugaban en el patio, sin embargo, esos pequeños niños que, en apariencia, eran iguales, en realidad no lo eran tanto. Fíjate, uno de ellos jugaba solo en el arenero, juntaba piedritas y construía castillos, mientras que el otro, no dejaba de correr, de gritar y de aventar pelotas a otros niños que seguramente son sus amigos.

Es curioso observar cómo dos personas que nacieron al mismo tiempo, que son hijos de los mismos padres, viven en la misma casa, se les brindan los mismos cuidados y atenciones y que asisten a la misma escuela y tienen al mismo maestro, pueden ser tan distintas entre sí.

iStockphoto/ThinkstockSimplemente, lo puedes ver en tu casa, con tus hermanos, todos son distintos, ¿a poco no? En mi casa, por ejemplo, somos cuatro hermanos, dos hombres y dos mujeres; mis dos hermanas y yo tenemos los ojos muy parecidos a los de mi mamá, y mi hermano menor tiene los ojos muy parecidos a los de mi abuelo paterno, incluso los tiene de un color distinto al de nosotros tres; además de eso, mi hermana mayor y yo, somos morenos, como mi papá, mientras que mis otros dos hermanos son de piel más clara, como mi mamá. Mis papás son altos y ambos son delgados, sin embargo yo soy gordita y mi hermana mayor es bajita de estatura.

Mis grandes amigos
En la escuela también pasa lo mismo, incluso mis mejores amigos, aquellos con los que me llevo súper bien y a los que les platico todas las cosas importantes que me suceden. Por ejemplo, mi mejor amigo, Memo, es el más inteligente de toda la clase, pero además de ser muy bromista y sencillo y es amigo de todos, y aunque le es más difícil participar con nosotros en algunas actividades, porque tiene que utilizar una silla de ruedas para trasladarse, siempre encontramos la forma de integrarlo en un equipo y es muy divertido jugar con él.

Mi amiga Laura, es una niña realmente increíble, detrás de esos lentes de gran aumento, oculta unos ojos hermosos y tiene además una sonrisa divina, ¡me encanta verla sonreír! Además, es buenísima para los trabalenguas y podría ser escritora, se la pasa inventando historias que nos cuenta a veces a la hora del recreo y es realmente divertida, aunque las matemáticas no le entran ni de broma, pero como yo soy buena para eso y para el español soy un fiasco, yo la ayudo en lo que puedo y ella a mí y esto siempre tiene buenos resultados, pues aprendemos mutuamente y sacamos muy buenas calificaciones.Ciaran Griffin/Stockbyte/Thinkstock

También te voy a contar acerca de mi amigo Héctor, él es el mejor dibujante de todo mi salón, es un niño con mucho talento y nos está enseñando a dibujar, pero es también el más bajito de estatura y el más delgado, su uniforme está un poco roto y tiene unas manchitas blancas en su piel; siempre tiene hambre, a veces se duerme en clase y le cuesta mucho trabajo aprender, pero Laura, Memo y yo le comentamos a nuestros papás la situación de Héctor y ellos a su vez, como adultos, se pusieron de acuerdo para encontrar la manera de ayudarlo, y como mi papá tiene un taller mecánico, le dio trabajo a su papá y nuestras mamás nos ponen siempre un bocadillo extra que compartimos con nuestro amigo en el recreo.

Por todo esto y más cuando no estoy de acuerdo cuando escucho a alguien decir que la apariencia es lo más importante porque eso no alcanza a decir nada sobre los talentos o virtudes de la persona.

Es por eso, que creo que hay que valorar a nosotros mismos y a los demás por lo que traemos dentro, por lo que podemos aprender unos de otros, por nuestros sentimientos, por nuestras virtudes, que nada tienen qué ver con lo que traemos puesto o cómo lucimos. Si aprendemos a mirar más allá de lo aparente, habremos encontrado uno de los tesoros más valiosos: Ser capaces de respetarnos y respetar a los demás, así como de disfrutar que todos tengamos características que nos convierten en seres únicos e irrepetibles. ¡Bienvenidas las diferencias!

También podría gustarte

Comentarios