Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Broncéate de forma inteligente

Seamos honestas: para la mayoría de nosotras, hay pocos momentos más agradables que sentir el calor del sol sobre nuestra piel. No importa en qué estación nos encontremos, siempre es delicioso. Por desgracia, tomar el sol sin protección es una de las peores costumbres que tenemos.

Además de todos los padecimientos que constantemente se reportan en los medios, existe un importante factor estético. Las líneas de expresión, las manchas y las variaciones en la textura de la piel no son consecuencia directa del envejecimiento, sino de una exposición descuidada a los rayos del Sol. ¿Lo peor? Ya no tienes que esperar a cierta edad para presentarlo.

Para protegerte

Tu cuerpo necesita recibir Sol: es indispensable para estar sana y con una buena producción de vitamina D. ¡Pero hazlo con inteligencia!

Trata de no exponerte al sol de 10 AM a 2 PM, lapso en que los rayos son más intensos.

Aplícate protector solar (o un maquillaje que lo contenga) durante todo el año, con SPF mínimo de 15 a 30. Sí, aunque haga frío o estés vestida. ¡Los rayos UV pueden entrar por las fibras sueltas o húmedas!

Si tu piel es sensible, busca un protector basado en crema, libre de fragancias e hipoalergénico. Marcas como Avène tienen una amplia variedad de opciones para todo tipo y condiciones de piel.

Si por tu trabajo necesitas pasar mucho tiempo en la calle, considera usar un SPF más alto, independientemente de si tu maquillaje lo contiene.

Mucho ojo: los rayos UVA son reflejados por todas las superficies, incluyendo agua, arena, concreto y hasta nieve. Atraviesan la atmósfera hasta cuando el cielo está nublado o durante el invierno, así que ponte protector solar hasta en los días más fríos.

Creatas/Thinstock

Cómo aplicarlo

Seguramente ya sabes cómo aplicarlo cuando estás de viaje en la playa (un caballito de Tequila para todo el cuerpo, reaplicando constantemente). Pero, ¿sabes cómo usar tu protector solar en la ciudad? Aquí está la respuesta:

1. Limpia tu piel antes de aplicarlo.

2. Aplícalo sobre piel seca y fría de 20 a 30 minutos antes de que salgas. Cuando tu piel se encuentra así, absorbe mejor. En cambio, si tu piel está caliente, puedes sufrir irritaciones debido a que tus poros están abiertos.

3. Después, aplica tu crema humectante y tu maquillaje sobre el protector.

4. Reaplica durante el día, dependiendo de qué tanto sudes y de cuánto tiempo estés expuesta al sol.

5. Por último, no te confíes en que puedes “sumar” el SPF de tu maquillaje con el de tu crema. Si necesitas un SPF alto, aplícalo directamente mediante tu protector.
Conoce al enemigo

El Sol envía tres tipos de radiaciones. Los rayos visibles e infrarrojos nos proveen de luz y calor, pero los rayos ultravioleta nos dañan. Hay de tres tipos:

Rayos UVA: permanecen intensos a toda hora. Atraviesan la epidermis y llegan a la dermis, por lo que dañan las células más nuevas. Son peligrosos y pueden causar cáncer.

Rayos UVB: alcanzan la dermis igual que los anteriores, pero en lugar de dañar células, las separan. Esto provoca la aparición de arrugas y el rompimiento de vasos sanguíneos. Son más intensos entre las 10 AM y las 2 PM. Los cristales te protegen de ellos.

Rayos UVC: la mayoría son absorbidos por los rayos de ozono.

¿Y los radicales libres?

Exponerse al sol produce la formación de moléculas llamadas “radicales libres” en tu piel. Estas moléculas atacan a las células sanas e interfieren en la producción de colágeno. Y cuando falta colágeno, aparecen las líneas de expresión y la piel pierde firmeza. ¿Quieres otra razón para protegerte de los rayos del Sol?

 

También podría gustarte
Comentarios