Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Cambia tu maquillaje de día a un maquillaje de noche fácilmente

No es raro que un mismo día tengas una comida familiar o un desayuno con tus amigas, pero que en la tarde tengas una súper fiesta.

La mayoría de las veces, tienes tiempo para irte a casa, cambiarte, volver a maquillarte y a veces hasta dormir un rato. Pero, ¿qué pasa cuando no puedes irte a casa? Seguro traerás un cambio de ropa o planearás tu look en capas, ¿pero qué harás con tu maquillaje?
No sufras: cambiar tu look de día a noche es muy fácil. ¡Sigue leyendo!

Recuerda

El pro: durante la noche hay menos luz y la que hay es más suave (o sea, hay más focos amarillos que blancos).
El contra: necesitas verte mucho más arreglada.
El posible contra: en tu fiesta nocturna podrías encontrarte con algunas personas a las que ya viste en el día y no quieres que piensen que sólo te cambiaste los zapatos y ya.
La solución: ¡vuelve más dramático tu look!

Para comenzar

1) Empieza con un toque de crema, sobre todo alrededor de los ojos. Si ya estabas maquillada, te ayudará a retirar con facilidad ese maquillaje para que vuelvas a aplicarlo.
2) Vuelve a reaplicar la base, sobre todo si tienes barritos. Checa que el tono de tu piel esté parejo.
3) Ponte blush, pero mucho ojo: necesitarás un tono más intenso que el que usas a diario.

Ojos y labios

4) ¿Cómo puedes añadirle drama a tus ojos? Ponte sombra más oscura, delineador y mascara. No pienses en sombra negra o gris oscura: más bien, en un tono más oscuro que el que usaste por la mañana.
5) Cambia el tono de tu gloss por uno más intenso. Si tus ojos están muy maquillados, puedes usar un gloss claro si no te gustan los tonos intensos.

¡Los últimos toques!

6) Un toque de glitter es ideal para la noche. Piensa en crema, polvos bronceadores, crema, gloss… Sólo modérate en su aplicación y no te pongas en ojos, labios y escote al mismo tiempo porque parecerá que te disfrazaste.
7) Per-fu-me. Nunca salgas, y menos de noche, sin él.
8) ¡Ponte unos aretes padrísimos y tu look estará completo!

¿Y los colores?

•  ¡La noche es para atreverse! Aunque tú eres la única que realmente sabe qué tanto lo amerita cada ocasión, anímate a combinar colores y a usarlos en tonos intensos o brillantes. ¡Te verás espectacular!
•  Labios rojos: ¿Por qué no? Sólo combínalos con un blush claro y, de preferencia, con ojos no demasiado pintados!
•  Polvos bronceadores con glitter: combínalos con sombras café, labios y mejillas en tono cobre. Sólo procura que ni tu lipstick ni tu blush tengan glitter; resérvalo para tu rostro.
•  ¿Prefieres el rosa? Combina blush rosa o durazno, labios rosas o naranjas y mucha, mucha mascara.
•  Sombras plateadas: se valen, pero con delineador y mascara negra y gloss en colores claros.

¿Cambio de peinado?

Quieres cambiarte el peinado, no tienes tiempo ni ganas de lavarte el cabello pero te pusiste mucho gel o fijador. ¡Elimínalos y hazte un nuevo peinado!
Si te pusiste algún producto basado en aceite (serum, crema peinadora, spray abrillantador), esparce un poco de talco para bebé en tu cepillo y pásalo por tu cabello. No creas que te quedará como si fuera caspa: el polvo absorberá el aceite y, cepillándotelo, lo eliminarás.
Si usaste gel o aerosol, pásale la secadora caliente a la distancia recomendada por el fabricante. Podrías ver humo, pero no te asustes: no es tu cabello, sino el producto evaporándose.

Tus productos básicos

Sombras: Para ahorrarte complicaciones, consigue un estuche que tenga una gama completa. Por lo general, traen un tono brillante, uno medio y otro oscuro. Ponte el oscuro cerca del párpado, el brillante junto a la ceja y al lagrimal y usa el medio para integrarlos.
Mascara: Busca una que alargue tus pestañas y las enrice al mismo tiempo. Sólo trata de no ponerte la misma que usas a diario o, en su defecto, ponerte más capas.
Enchinador de pestañas: Tu mejor amigo. Si no quieres rizártelas a diario, tú decides, pero para la noche tienes que hacerlo si quieres impresionar.
Blush: Recuerda que necesitas un tono claro para el diario y uno más intenso, hasta con glitter, para cuando sales.
Gloss: Igual que con el blush.
Perfume: Para la noche, prefiere uno ligeramente más fuerte que el que te pones por el día.

 

También podría gustarte
Comentarios