Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Cambiar la historia

“Si no es ahora, ¿cuándo?”, enfatiza Orlando Camacho, director de México SOS y agrega: “Creo firmemente que hay muchas personas que están haciendo muy bien las cosas, existe gente bien intencionada que trabaja por causas importantes, ahora es momento que nos organicemos para hacer una sociedad más activa y responsable, capaz de cambiar aquello con lo que no estamos de acuerdo”.
Estar inconforme o mantener una postura crítica en relación a la discriminación, la pobreza, la falta de educación o la inseguridad, no hace que la realidad cambie por sí sola, para que esto se logre se necesita de personas que estén dispuestas a cooperar desde distintas trincheras, y que en vez de preguntar ¿quién me va ayudar?, hay que pensar ¿cómo puedo colaborar para el cambio?

El engranaje

Erika Segura es socióloga y desde hace más de siete años labora en un grupo de voluntarias que brindan sus servicios profesionales a mujeres víctimas de violencia doméstica: “Es mi forma de contribuir con la comunidad, quiero impactar favorablemente en su calidad de vida. Son mujeres que requieren de asesoría no solamente legal, también en muchos casos, de apoyo psicológico para frenar el maltrato que reciben”. Ella destaca la importancia de ser solidarios con la comunidad: “Hay que ser sensibles sobre la poca cooperación de mujeres hacia otras mujeres, que viven en condiciones de este tipo. Es necesario construir enlaces con soluciones que hagan que su entorno y el nuestro por ende, se transforme”.
El llamado tercer sector abraza instituciones así como fundaciones, que enfocan su labor en distintos ámbitos como son la discapacidad, los derechos humanos, la educación, la ecología, entre otros, el cual ofrece además de soluciones a distintas necesidades y problemáticas, también una estructura organizada para las personas que quieren o bien, dedicarse de manera profesional a su causa, o una clara opción para recibir ayuda por medio de la donación de: trabajo, especie o dinero.
La lista de necesidades y problemas por resolver está a la vista de todos. Es la participación ciudadana la que da fuerza y vida a las más variadas iniciativas y proyectos, hay que involucrarse en la búsqueda de soluciones y sumarse al esfuerzo para que sean duraderas. “Yo no puedo ser indiferente, me siento responsable de la realidad que veo”, comenta Erika Segura y concluye: “Las mujeres que son atendidas en los centros se sorprenden de saber que hay redes de apoyo que les muestran caminos o vías claras para resolver su situación, pero lo más importante, perciben que no hay indolencia por lo que les pasa, se sienten acompañadas”.
Las asociaciones de ayuda y fundaciones necesitan de profesionales para que la problemática que enfrentan tenga salida. Las maneras en la que se puede sumar a ellas son variadas, no es el trabajo voluntario la única respuesta, también una persona abona a la solución si dona en especie o hace una aportación económica a la causa que le resulte más prioritaria o valiosa. La indiferencia y pasividad son grandes males que evitan mirar como algo personal lo que es un mal del entorno que vivimos.
Para finalizar, el director de México SOS explica que es urgente hacer un giro en la forma en que colaboramos para lograr una sociedad activa: “Es importante tener una nueva conciencia de cómo ayudar al otro y de ser sensible con las necesidades de los demás”. Afirma que es un excelente momento para hacer el cambio en el modo de conducirnos como ciudadanos, “es cierto que tenemos muchos problemas, pero precisamente es un tiempo como éste, el caldo más valioso para activar la participación ciudadana”.

También podría gustarte
Comentarios