Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Chequera al día

Sólo compara tus gastos con el estado de cuenta bancario y revisa que ambos registren los mismos egresos. Aquí te explicamos el proceso paso a paso.

1. Revisa los talones de la chequera y haz una lista de los cheques que no han sido cobrados. Éstos serán los cheques “en espera”.

2. Suma todas las cantidades de los cheques “en espera”.

3. Haz una lista que incluya todos los depósitos que realizaste y que aún no aparecen en tu estado de cuenta.

4. Suma todos los gastos y retiros de tu cuenta. Agrega las disposiciones en cajeros automáticos o aquellos retiros con cargo a tu cuenta (pagos a tarjetas, teléfono, colegiaturas, etcétera) que no hayas incluido. Resta esta cantidad a tu saldo.

5. Añade el interés a tu nuevo saldo, además de otros créditos que aún no incluyes en tu chequera. Esto significa poner las cuentas al día.

6. Pon al corriente el balance bancario mostrado en tu estado de cuenta, sumando todos los depósitos que hayas hecho y que el banco no haya registrado todavía.

7. Resta el total de tu cuenta “en espera” de tu saldo total. El balance bancario debe coincidir con el que acabas de calcular después de haber sumado intereses y restado gastos de cuenta.

Si no coinciden:

•  Revisa tus sumas y restas. Éste es el error más común.
•  Verifica que la cantidad escrita en cada cheque y depósito sea la misma que el banco restó o agregó a tu cuenta. (Podrías haber puesto una  cantidad errónea en tu talonario, o el banco haber registrado mal la cantidad).
•  Comprueba que tus depósitos hayan sido acreditados correctamente a tu cuenta.
•  Compara la lista de cheques girados en tu estado de cuenta con tu talonario, para ver si no omitiste alguno.
•  Si tu estado de cuenta aún no coincide, notifica de inmediato al banco por escrito.

También podría gustarte
Comentarios