Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Chiapas, el estado del jaguar y del quetzal

Planear un viaje por Chiapas –el estado del jaguar y del quetzal– es muy sencillo, basta con tomar el avión y dejarlo todo a la suerte.

El Cañón del Sumidero

Realizar un recorrido por el Cañón del Sumidero es realmente asombroso; hay que tomar una lancha en Chiapa de Corzo, que te llevará a lo largo del cañón, recorriendo 27 kilómetros de ida hasta la presa Manuel Moreno Torres. En el centro de Chiapa de Corzo está la Fuente Colonial o La Pila, construida a mediados del siglo XVI con ladrillos labrados en forma de punta de diamante.

Zoológico Miguel Álvarez del Toro

El famoso zoológico Miguel Álvarez del Toro, se exhiben, estudian, protegen y preservan especies de la fauna regional en un ambiente similar al de su hábitat natural. Se encuentra a sólo 20 minutos del centro de Tuxtla Gutiérrez.

Comida típica

No dejes de visitar el restaurante Las Pichanchas para probar la comida típica, que es muy rica por la fusión de los ingredientes prehispánicos y españoles. Entre las recetas más representativas están la cabeza horneada de res, el cochito horneado con recado (una especie de adobo), la sopa de chipilín con bolitas y las tostadas tuxtlecas, así como los tamales de cambray, de bola, de elote y de chipilín. el Cañón del Sumidero

Las bebidas tradicionales son el tazcalate (mezcla de cacao, canela, achiote y maíz tostado), el atole agrio de masa o de leche; el pozol de cacao, las aguas de chía y por supuesto, el tradicional café de altura.

Catedral de San Marcos

Catedral de San Marcos, localizada en la Plaza Cívica, construida en el siglo XVI y remodelada en 1982. En su torre hay 48 campanas, en cuyo sonar de cada hora desfilan los apóstoles.

Historia viva en Chiapas

Chiapas es un estado de gran riqueza patrimonial y étnica, así lo comprueban los pueblos tzotzil, tzeltal, chol, lacandón y mame. Mezclarse entre su gente es una experiencia increíble, pues sus caras, su lengua y su indumentaria son historia viva. Sus rituales tienen origen en las ceremonias del siglo XVI.

Al terminar, camina por la ciudad, en dirección al templo y ex convento de Santo Domingo, construido entre 1547 y 1551. Su hermosa fachada en argamasa (mezcla de cal, arena y agua) fue construida por la orden de los frailes dominicos, combinando elementos del barroco colonial.

El interior está decorado con bellísimos retablos, que deben ser admirados con detenimiento. El ex convento alberga al Museo de Historia de la Ciudad.

Iglesia de San Lorenzo

En tu camino por la zona puedes encontrar Zinacantán, pueblo tzotzil ubicado en un valle rodeado de cerros. En esta región mejor conocida como los Altos de Chiapas, está la Iglesia de San Lorenzo, donde se lleva a cabo una ceremonia en la que participan hombres vestidos con trajes típicos, y a cambio de una aportación, te entregan un ramo de flores de manzanilla, para orar con él entre las manos. A unos pasos se puede adquirir ropa típica o artículos para la mesa, como los manteles hechos en telares de cintura, pintados en colores muy llamativos.

Lagunas de Montebello

las Lagunas de Montebello,es un sistema lacustre que comprende 59 lagos de una belleza espectacular, por los distintos tonos azul jade y verde turquesa de sus aguas, debido a su profundidad y a los materiales orgánicos disueltos en cada una de ellas. Vale la pena rentar una canoa o un kayak para remar y admirar la naturaleza desde el centro de las lagunas.

Cascadas de agua azul

Es recomendable salir en la mañana hacia Palenque, vale la pena detenerse en las cascadas de Agua Azul, enclavadas en la zona selvática del estado. Son cascadas de agua formadas por un afluente del río Tulijá, y a su paso van formando albercas naturales con diversas tonalidades de color azul. Es un increíble paisaje natural que no puede dejar de visitarse. Más adelante se encuentra la cascada de Misol-Há, de 25 metros, que forma una pequeña laguna rodeada de árboles de caoba, chicozapote y amate; su nombre proviene del chol y quiere decir caída de agua.

La zona arqueológica de Palenque

La caminata por la selva chiapaneca vale la pena para los amantes de la naturaleza, pues la vegetación es muy variada. Se puede beber agua de un manantial y ver monos en su hábitat natural brincando de un árbol a otro. La ciudad prehispánica y el Parque Nacional de Palenque ocupan una superficie de 16 kilómetros cuadrados, donde se levantan más de 200 estructuras arquitectónicas, entre las que destacan el Templo de las Inscripciones, el Gran Palacio, así como el Juego de Pelota.

Si vas a viajar sola te damos algunos tips para que disfrutes al máximo tu viaje

También podría gustarte
Comentarios