Ácido úrico alto

Por: Maricarmen Osés

No sólo por comer carnes rojas
Muchas personas creen que si tienen al ácido úrico elevado es debido a que consumen mucha carne roja. Esto está asociado a que la gota (enfermedad que se deriva de tener el acido úrico elevado) es una condición en donde el acido úrico se cristaliza en las articulaciones, haciendo que duela mucho.

Antes estaba muy relacionada con la gente grande o con los reyes en la época que comían todos los días grandes festines de pavo, carne y grasas animales. Pero esa no es una idea del todo cierta, ya que el ácido úrico proviene de unas sustancias llamadas purinas, que están presentes en muchos alimentos, no sólo en la carne roja.

El ácido úrico deriva del metabolismo de las purinas, que constituyen una parte de las proteínas presentes en el núcleo de muchas células.

El ácido úrico se forma a partir de lo que comemos (en 15% aproximadamente), pero también lo producimos nosotros a partir del catabolismo de purinas presentes en el cuerpo.
Aunque hoy en día existen medicamentos muy efectivos para disminuir los niveles de ácido úrico en la sangre, el cuidado nutricional es también importante para disminuir el fondo común de ácido úrico, al igual que el estrés metabólico y la medicación.

No es necesario llevar una dieta muy rígida, únicamente deben cuidarse los alimentos ricos en purinas. Por lo general la restricción rígida de alimentos que contienen purinas se recomienda en la etapa aguda de la gota (sí hay presencia de ésta) o cuando existe dolor en las articulaciones.

Recomendaciones preventivas:
• Evitar el ayuno prolongado, no más de 4 horas.
• Mantener un peso adecuado, según la edad y la estatura.
• Beber abundante agua, mínimo 2 litros por día.
• Evitar el alcohol en todas sus formas.
• Disminuir la ingesta de alimentos ricos en purinas.

Tabla de alimentos

Alimentos (Frescos y congelados) Permitidos
(Todos los días)
Limitar
(Máximo 2 veces por semana)
No se aconsejan
(Sólo excepcionalmente)
Sopas y Salsas Caldos de verduras, consomés de carnes (no grasas) Mayonesa, salsas con mantequilla Caldos de carnes grasas, extractos de carnes Verduras, Legumbres y Frutas Prácticamente todas Espárragos, espinacas, chícharos, tomate Lentejas, frijoles, soya, garbanzo Cereales Harina, arroz, sémola, pastas, germen de trigo y salvado, pan y galletas integrales Tartas, hojaldres, pastelería y bollería industrial   Carnes rojas Ternera Cerdo, caballo, cordero (sólo partes magras) Carnes grasas y vísceras animales: hígado, corazón, riñones, sesos, mollejas, lengua. Hamburguesas, salchichas Frankfurt Aves y Caza Pollo y pavo (sin piel) Conejo, venado (caza menor) Ganso, pato Pescados y mariscos Pescados blancos: lenguado, nilo, merluza, bacalao, huachinango, mero Sardinas, anchoas, boquerones, salmón Mariscos y hueva de pescado Embutidos Pavo, pollo y asados magros con menos del 10% de grasa   Todos los grasosos Leche y derivados Descremados y bajos en grasa Leche entera Quesos grasosos (curados) Frutos secos   Cacahuetes, frutos secos fritos   Azúcar Si hay sobrepeso u obesidad utilizar edulcorantes: Splenda o Canderel Azúcar refinado, miel, fructosa   Aceites y Grasas sólidas Aceite de oliva, girasol o maíz   Manteca de cerdo, sebo y tocino Bebidas Té, café, agua mineral, infusiones de hierbas, jugos naturales   Alcohol (en todas sus formas)

• Frecuencia recomendada de carnes y aves: carnes rojas magras, dos días por semana; pollo, pavo sin piel, dos o tres días por semana.
• Cantidad recomendada: una sola vez al día, no más de 150 gramos.
• Condimentos: se pueden utilizar todo tipo de condimentos. Sal con moderación.

También podría gustarte

Comentarios