Circuncisión y sexualidad

Hemera/ThinkstockPrimero que nada, a medida que los niños crecen, se hacen conscientes de su propio cuerpo y lo comparan con el de otros niños, se les debe explicar que algunos chicos tienen el pene circuncidado y otros no, siendo ambas condiciones perfectamente normales. Es importante hablar con ellos del tema, pues de lo contrario podrían sentirse inseguros y experimentar problemas emocionales o sociales.

En cuanto a las repercusiones en la vida sexual por estar o no circuncidado, encontramos controversia. Se han realizado múltiples estudios; algunos demuestran que la circuncisión disminuye la satisfacción sexual, pues el prepucio posee muchas zonas sumamente sensibles. En tanto, otros especialistas afirman que más que manifestarse mayor o menor placer en un pene circuncidado, lo que ocurre es un cambio en la sensibilidad.

La mayoría de los estudios concluye que no hay una diferencia considerable entre la vida sexual de un hombre circuncidado y uno no circuncidado. De hecho, la American Academy of Family Physicians (Academia Estadounidense de Médicos de Familia) sostiene que el efecto de la circuncisión en la sensibilidad del pene o la satisfacción sexual es desconocido (2007).

Para tomar en cuenta

· Mantener el pene limpio previene enfermedades tanto como la circuncisión.
· Son pocos los riesgos de efectuar la intervención; los más comunes son sangrado e infección.
· En un recién nacido, la circuncisión no es un procedimiento terapéutico, pues no cura ninguna condición preexistente, sino que se considera una medida preventiva.
· En las clínicas públicas de México no se realiza la operación a menos que sea por indicación médica; los hospitales privados sí la llevan a cabo, a petición de los padres.

También podría gustarte

Comentarios