Colores para un maquillaje perfecto

La buena noticia es que puedes usar prácticamente cualquier color: la clave para lucir espectacular está en elegir la gama que más te conviene.
La noticia que no es tan buena es que si eliges el color equivocado, puedes verte pálida, con bolsas en los ojos o mayor de lo que realmente eres. A veces limitamos la selección de colores a la ropa, pero también es indispensable elegir los tonos apropiados para nuestro maquillaje.

¿Sabes cómo buscar los colores que más te convienen?

La naturaleza te dio ciertos colores en tu piel, tus ojos y tu cabello. Para elegir las gamas que te convienen, básate en el color real de tu cabello y de tus ojos (por si acaso usas luces o mechas o pupilentes de colores). A grandes rasgos, entre más claros sean tus tonos, más clara será la gama que te conviene de cada color. La parte truculenta suele estar en el tono de la piel.

Para saber a qué gama perteneces, busca un lugar con mucha luz natural. Coloca una hoja de papel blanco junto a la parte interior de tu muñeca y compáralos. Si te parece que tu piel tiene tonalidades blancas, rosadas, azules o hasta grises, significa que tu gama es fría; si tu piel tiende al amarillo o café, tu complexión es cálida. Ahora que sabes cómo es tu piel, busca la combinación que mejor te describa.

CABELLO: OSCURO
Piel: Fría
Sombras: Gris claro, marfil, plata y violeta oscuro.
Mascara: Negra.
Blush: Rosa.
Lipstick: Fuchsia, rojos brillantes, rosas oscuros.
La clave: Tus colores naturales te permiten lucir ojos intensos y labios igualmente intensos… ¡al mismo tiempo! Aún así, prefiere los contrastes con smoky eyes y labios brillantes.
El error más frecuente: No depilarte las cejas. Tu cabello contrasta tanto con tu piel que unas cejas de azotador dominarán aunque estés perfectamente maquillada.
Lo peor que puedes hacer: Usar un blush rojizo porque se verá súper falso. ¡Acepta el poder del rosa!

CABELLO OSCURO

Piel: Cálida
Sombras: Verde oliva, beige, café chocolate, naranja y café con un toque rojizo.
Mascara: Negra.
Blush: Durazno, café, rosa brillante.
Lipstick: Chocolate cálido, rojos con un toque de naranja, café oscuro.
La clave: Tu piel tiene tonos dorados, café y hasta rojizos. Busca un look con el que parezca que acabas de irte a la playa.
El error más frecuente: Usar azules y rosas. Tu piel parece caramelo, pero con esos colores parecerá que no dormiste.
Lo peor que puedes hacer: No usar blush. Es muy fácil que tu piel se vea cansada, pero un sencillo blush en el color indicado te devolverá la vitalidad al instante.

CABELLO: OSCURO
Piel: Morena
Sombras: Gris oscuro, café chocolate, rosa claro, azul cielo, lila.
Mascara: Negra o café oscuro.
Blush: Rosa cuando uses sombras pastel, caramelo si usas sombras oscuras.
Lipstick: Natural, chocolate oscuro, rosa brillante, café con toques en rosa.
La clave: Pensarás que, por el tono de tu piel, eres más cálida que fría, ¡pero no es así! Aunque no lo creas, tienes más en común con una tonalidad blanca que con una dorada.
El error más frecuente: Al mismo tiempo, maquillar intensamente ojos y labios. Por tu tono de piel, te conviene lucir sombras intensas y labios pálidos.
Lo peor que puedes hacer: Usar colores demasiado brillantes. No son para tu piel. Si quieres lucir esos tonos, prefiere sus versiones pastel.

CABELLO: RUBIO O CAFÉ CLARO
Piel: Fría
Sombras: Gris claro, azul y lila claro.
Mascara: Azul oscuro o gris.
Blush: Rosa claro o pastel.
Lipstick: Rosas, rosa claro y cafés con un tinte rosado.
La clave: Basa tu look en tonalidades frías que ya están presentes en tu piel. Eso sí, abusar de ellas te hará ver demasiado pálida, así que elige qué parte de tu rostro vas a destacar.
Tu mejor opción suelen ser tus labios y tus pestañas.
El error más frecuente: Ponerte un blush rosa muy brillante u oscuro. Lucirá poco natural.
Lo peor que puedes hacer: Usar tonos cobrizos.

CABELLO: RUBIO O CAFÉ CLARO

Piel: Cálida
Sombras: Café cálido, dorados y verdes, melocotón y amarillo.
Mascara: Café.
Blush: Melocotón.
Lipstick: Café con toques dorados, bronce o coral.
La clave: Tu piel tiene tonos dorados, así que busca colores que los contengan. Los rosas, azules y lilas te harán ver pálida y destacarán tus ojeras.
El error más frecuente: No te pongas demasiado blush. Mejor, usa un poco de bronceador sólo en las mejillas.
Lo peor que puedes hacer: Maquillar tus ojos y labios en exceso y con tonos muy oscuros.

CABELLO: PELIRROJO
Piel: Fría
Sombras: Durazno, naranja, kaki, verde claro y bronce.
Mascara: Café.
Blush: Rosa o naranja claro, pero sólo si es necesario.
Lipstick: Rojos con un toque en naranja, rosa oscuro, café terracota.
La clave: Entre más sencillo sea tu maquillaje, ¡mejor! Usa sólo un tono de sombras, pinta tus labios y estarás lista. Tu mejor amigo siempre será un labial con un toque en naranja.
El error más frecuente: No ponerte mascara. Tus pestañas son claras y necesitan ese color extra (¡por ningún motivo elijas una mascara negra!). También necesitas que tus cejas estén muy bien definidas.
Lo peor que puedes hacer: Ponerte blush. La tonalidad de tu piel es tan generosa que casi nunca lo necesitas.

 

Te recomendamos los siguientes artículos:

La correcta elección de la base de maquillaje

¿Cuál es tu tipo de maquillaje?

Maquillaje impecable hasta por 16 horas

También podría gustarte

Comentarios