Combate la gastritis

Generalmente, la gastritis puede ser causada por una infección bacteriana o viral, por enfermedades autoinmunes o por el reflujo de bilis hacia el estómago. También puede ser ocasionada por la presencia de excesivas cantidades de ácido gástrico (a veces producida por estrés), el exceso de alcohol, ciertos medicamentos irritantes, y la ingesta anormal de alimentos grasosos, ácidos o picantes.

Se estima que en la República Mexicana, cerca del 60% de la población padece gastritis. La infección por Helicobacter pylori se asocia a la gastritis crónica, la cual resulta de la inflamación que debilita enormemente la mucosa o cubierta protectora del estómago y la primera parte del intestino delgado, permitiendo que los jugos digestivos incrementen el daño.

Está comprobado científicamente que los probióticos tienen un impacto muy positivo en la salud. Por ejemplo, en el caso del Lactobacilo Johnsonii La1, su consumo ha mostrado atenuar la gastritis, lo cual puede retrasar o evitar un daño mayor. Actualmente existen en el mercado, una variedad de productos que brindan este tipo de bacilos que ayudan a regenerar la mucosa protectora del estómago. Búscalos en tu supermercado favorito.

¿Cómo ayudarte?
Además del consumo de probióticos, se recomiendas los antiácidos para aliviar los síntomas y facilitar la curación. Para la gastritis causada por infecciones, tu médico te prescribirá antibióticos y te recomendará hacer una dieta en la que deberás evitar:

• Temperaturas extremas de alimentos y bebidas.
• Pimienta, condimentos picantes, mostaza, vinagre.
• Alcohol, café y té.

…y en la que deberás procurar incorporar alimentos como:
• Pasta, arroz, patata, pan blanco, huevo.
• Verduras y frutas cocidas y sin piel.
• Carnes magras y pescados, a la plancha, al horno o hervidos.
• Quesos y lácteos desnatados.
• Mucha agua y bebidas sin cafeína.

También podría gustarte
Comentarios
close-link