Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¡Combate las alergias!

Una reacción alérgica se produce cuando nuestro cuerpo entra en alarma al tener contacto con cosas que en realidad no son peligrosas, y actúa exageradamente. Al combatir lo que él considera como un enemigo, el sistema inmunológico produce una sustancia llamada histamina, que puede provocar desde un estornudo hasta un estado de choque y, a veces, la muerte.

Los alergenos
Un alergeno es toda aquella cosa que produce una reacción alérgica. Existe una gran cantidad de alergenos, pero los más comunes son:
• Polvo, polen, hongos y otros gérmenes.
• Contaminación ambiental.
• Alimentos como son chocolates, cacahuates, nueces, fresas, pescado, mariscos, leche, huevo y soya, pero hay cientos más.
• Picaduras de insectos, especialmente avispas, abejas, arañas y alacranes.
• Antibióticos, como la penicilina y las sulfas, vacunas y otras medicinas. Aunque el hecho de ser alérgico a algún antibiótico específico no significa que se es alérgico a todos los medicamentos, ni a todos los antibióticos.
• Productos sanguíneos, por ejemplo durante las transfusiones, cuando algún factor en la sangre ajena reacciona con la nuestra.
• Sustancias diagnósticas, tales como los medios de contraste utilizados en radiología y en tomografía computarizada, principalmente los que contienen yodo.

Signos y síntomas de una reacción alérgica

Fiebre del heno (rinitis alérgica):
• Estornudos frecuentes
• Picazón o lagrimeo constante en los ojos
• Escurrimiento nasal de color cristalino
• Comezón en la garganta o en el paladar

El tratamiento

Cualquier alergia debe ser tratada por un médico alergólogo: no lo tomes a la ligera. Sin embargo, el mejor tratamiento es no exponerse a aquello que nos causa alergia. A veces es sencillo ubicar qué alergeno la provoca, pero hay casos en los que la reacción alérgica se presenta sin que sepamos por qué. Entonces el alergólogo realiza ciertas pruebas para tratar de detectar el alergeno específico.

Existen medicamentos antialérgicos, como los antihistamínicos, que se usan para calmar los síntomas y estabilizar al organismo. Si el paciente no puede alejarse de aquello que le causa alergia, por ejemplo, en el caso de la rinitis alérgica, que suele ser en muchos casos debida a la contaminación ambiental, estos medicamentos tienen que administrarse constantemente. Sin embargo, si la reacción alérgica es muy severa, o incluso moderada, la persona tiene que ser llevada de inmediato al hospital, porque cada segundo cuenta, y hay ocasiones en que el choque anafiláctico sobreviene con gran rapidez.

Medidas para evitar un episodio alérgico
• Trata de identificar y evitar los medicamentos, alimentos y factores que te produzcan alergia.
• La persona debe llevar consigo una identificación que describa las sustancias y factores a las que es alérgica, como precaución en caso de accidente.
• Si sospechas que tu o alguien de tu familia padece alergia ante cierto estímulo, habla con tu alergólogo para que realice los estudios adecuados.
• Si padeces de alergia confirmada ante alguna sustancia, ten siempre tu equipo de medicamentos de urgencia al alcance.
• Si padeces de alergia a los alimentos, lee las etiquetas de los empaques antes de consumirlos.
• Los productos como cremas, jabones y maquillajes deben ser específicos para piel sensible (hipoalergénicos). No uses cosméticos viejos ni prestados.

En ocasiones, las alergias se desarrollan en forma súbita, es decir, a alimentos, sustancias o medicamentos a los que la persona nunca fue alérgica, de pronto desencadenan en el organismo una reacción anafiláctica. Al menor síntoma de anafilaxia, no digas “no puede ser, yo no soy alérgico a esto”: acude al hospital para recibir tratamiento antes de que el asunto pase a mayores.

También podría gustarte
Comentarios