Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Cómo aliviar la depre postoperatoria

La cirugía estética es una de las más populares y aunque no pretende salvar problemas vitales, sí mejora aspectos del físico que preocupan, hacen sufrir o sentir a la persona inconforme consigo misma. Es por esto que la decisión de cambiar algún detalle de su cuerpo es tan determinante para quien decide operarse. A partir de ese momento podría mejorar su autoestima, su desempeño en actividades variadas y hasta su visión de todo lo que le rodea. El tiempo de recuperación de las cirugías plásticas depende de cada procedimiento y varía según cada paciente, además de que es fundamental seguir las indicaciones del médico para obtener resultados satisfactorios.

Durante este proceso, el área operada muy probablemente estará hinchada, moreteada y tal vez podría sangrar. En 90% de los casos, estos signos desaparecen entre 7 y 15 días; sin embargo, pudiera extenderse el período postoperatorio y es entonces cuando el paciente podría sentir que su operación no valió de nada y entrar en una depresión. El desánimo podría ocurrir en el segundo o tercer día después de la operación. Es tal el cambio que implica modificar drásticamente un rasgo físico con el cual uno ya ha vivido toda su vida, que incluso después de una recuperación apropiada, podría costarle trabajo acostumbrarse a verse al espejo y parecer una persona distinta. Esto también podría provocar depresión.

Sus síntomas

La psicóloga y terapista Tania Varela nos explica que “la sintomatología de la depresión postoperatoria es muy parecida a la de cualquier otra depresión, sólo que la causa es la recuperación de la cirugía”.

Algunas señales de esta condición:
• Pesar, tristeza o ánimo deprimido la mayor parte del día.
• Irritabilidad y cambios radicales de humor.
• Pérdida de interés en las actividades cotidianas.
• Exceso o pérdida del apetito.
• Trastornos de sueño.
• Cansancio no justificado.
• Movimientos lentos y con desgano.
• Autocrítica física y psicológica.
• Dificultad de concentración y memoria.
• Pensamientos de inutilidad y de dismorfia corporal.
• Aislamiento.

Buenos consejos
Sentirse de esta manera es muy dañino para el cuerpo y la mente de la persona, ya que no sólo autosabotea su imagen, proyectos y acciones, sino que también puede hacer inconscientemente que la recuperación de la operación sea más larga y dolorosa. Antes de tratar la depresión con un psicólogo, o incluso durante este transcurso, se pueden intentar las siguientes recomendaciones:
• Rodearse de amigos y familia.
• Hacer paseos al aire libre.
• Realizar actividades sociales.
• Habituarse al cambio.
• Seguir al pie de la letra las recomendaciones del médico y asistir a las consultas posteriores.
• Evitar los medicamentos que no estén recetados por el doctor.
• Buscar una actividad no demandante físicamente, pero divertida.
• Reanudar la vida sexual satisfactoria.
• Dormir rangos de 8 horas diarias.
• Como medida preventiva, preguntarse todas las razones por las cuales se tomó la decisión de operarse y analizar los riesgos.

Es importante saber que, todas estas recomendaciones son a medida que el médico las autorice.

También podría gustarte
Comentarios