Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Cómo enamorarse sin perder la cabeza

El cine nos ha echado a perder: todas aspiramos a ese encantador final donde él y ella finalmente reconocen sus sentimientos y, con un impresionante atardecer de fondo y la música apropiada, se besan como símbolo de la vida en común que están a punto de iniciar.
El problema es que la vida no es como en el cine.

Las relaciones humanas son mucho más complicadas y, aunque siempre serán lo más disfrutable del universo, necesitan de trabajo constante. El problema es cuando el principio y los primeros días o meses juntos son tan impresionantes que pierdes la cabeza.

Perder la cabeza significa que es muy posible que termines llorando, preguntándote qué pudo haber pasado para que él tronara. El secreto, por supuesto, consiste en mantener el corazón cálido pera la cabeza fría. Es posible enamorase sin perder la cabeza, así que sigue leyendo.

De amor y enamoramiento
Para el bienestar de tu vida romántica y, sobre todo, de tu propio corazón, siempre recuerda esta frase básica: enamorarse no es lo mismo que amar. Enamorarse es fácil. Conoces a un chico y sientes que te atrae; empiezas a tratarlo y te sientes en las nubes. Después de todo, estás saliendo con un chico atractivo, encantador y perfecto que comparte contigo su auto y su postre y te lleva flores todos los días.

Entonces, un día descubres que no es tan perfecto como lo veías. Quizá tiene principios de una trágica calvicie temprana. Masca el chicle como si le pagaran. Tiende a llegar tarde. Pide el postre más barato del menú. Aquí es donde entra la gran pregunta: ahora que conoces sus defectos, ¿estás dispuesta a vivir con ellos? Es decir, ¿sus virtudes superan esas fallas al grado que podrías tolerarlas?

Por eso el amor, el verdadero amor del que tanto hablan en los cuentos, no surge en un instante o de un día para otro. El amor sólo surge con el tiempo, con tu capacidad de aceptar los defectos del otro y, claro, con su capacidad para aceptar los tuyos. Muchas hasta creen que puede confundirse con el temor a estar sola. Si llega el momento en que sabes que tu mundo no se cae sin él, pero preferirías seguir a su lado, estás descubriendo al amor.

Enamoramiento cerebral
El problema es que el enamoramiento, ese inicio potencial del amor, es TAN hermoso que corres el riesgo de perder la cabeza. Lo peor es lo implícito en ese riesgo: que él haga de ti lo que quiera, que soportes humillaciones y malos tratos “porque al fin y al cabo, él te ama y cambiará por ti”.

Para amar con la cabeza fría, recuerda que la persona más valiosa de tu mundo eres TÚ MISMA. Con pareja, sin pareja, con auto o sin él, con o sin kilos de más… TÚ eres la persona más importante que jamás conocerás. Cualquier persona que no te brinde el respeto que tú te das, sea quien sea, no te conviene. Si te colocas a ti misma ese nivel de importancia, vas por buen camino.

El segundo paso se basa en la psicología masculina. Desde que la humanidad surgió en este contaminado planeta, a los hombres les enseñaron que debían salir a cazar y proveer a sus seres queridos, féminas incluidas. Por eso, los hombres sienten la necesidad de cazar y aman los retos. Para conservar tu cabeza en tus hombros, conviértete en un reto para él. Esto no significa que tengas que ser grosera y no contestarle cuando te llame o te busque, dejarlo plantado ni monadas por el estilo.

Más bien, significa que él nunca debe sentir que te tiene segura (encerrada en tu casita y sin amigos hombres, por supuesto). En el momento en que lo haga, buscará su siguiente reto. Por eso, si el chico en cuestión queda en salir contigo y te deja plantada… en lugar de llorar en el rincón, actúa con inteligencia. Para empezar, analízalo con frialdad y decide si quieres a tu lado a un informal. Si decides que sí vale la pena darle otro chance, nunca discutas enojada. Por supuesto que tienes todo el derecho de enfadarte, pero deja que tu cabeza —y no tu estómago— elija tus palabras. Es posible enamorarse con la cabeza fría y, con el tiempo, amar de la misma manera. Recuerda que el principal amor que debes sentir es hacia ti misma. Si actúas creyéndolo y aprendes a decir “no” a aquello que te haga sentir inferior, tienes grandes posibilidades de ser feliz.

Si has hecho alguna de estas cosas, ¡mucho ojo porque podrías estar perdiendo la cabeza!
• Has dejado de salir con tus amigas porque él te lo pidió y ya no le hablas a tus amigos porque a él no le gustan.
• No ves a tu familia ni sales con ella con tal de esperarlo.
• No te habla por días sin darte explicación alguna.
• Te deja plantada sin un buen motivo.
• Siempre tiene pretextos.
• Estás dejando de hacer tu propia vida y seguir tus propios intereses por seguir los suyos.
• Sientes que, si por algún motivo él saliera de tu vida, la tuya ya no tendría razón de ser.

También podría gustarte
Comentarios