Cómo escoger y usar los seguros

Hablar de seguros es difícil por muchas razones. Se trata de
un tema que nos obliga a contemplar nuestra fragilidad y la de nuestros bienes. En nuestro país, el seguro más vendido es el
de autos, lo que revela que estamos dispuestos a asegurarnos, pero únicamente en el rubro en que percibimos el riesgo más inminente. Sobra decir que todas las personas estamos expuestas a enfermedades o accidentes.

El dinero que entreguemos al seguro eventualmente regresará
a nosotros o a nuestros beneficiarios, ayudándoles a encarar situaciones difíciles como la ausencia del proveedor principal,
la enfermedad o un siniestro. En vez de generar angustia, el pensamiento de un seguro debería resultar reconfortante.

Haz uso seguro
La PROFECO hace las siguientes recomendaciones para el uso de los seguros:

• El seguro es una inversión continua y a largo plazo, que preferentemente debe conservarse toda la vida. Si este año compras un seguro y el próximo año lo cancelas, perderás beneficios sobre tu póliza.

• Verifica que tu agente o corredor de seguros y la compañía aseguradora estén autorizados por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF).

• Ten cuidado con agentes que solamente ofrecen uno o unos cuantos planes. Desconfía de aquellos que ofrecen seguros con empresas no establecidas en México.

• Lee el contrato cuidadosamente, revisa las exclusiones. Por ejemplo, los seguros médicos especifican períodos de espera para cubrir una enfermedad o un embarazo.

• Evita las coberturas innecesarias. Por ejemplo, adquirir un plan internacional si no viajas fuera del país.

• Si cambias de aseguradora, prefiere una que reconozca tu antigüedad como asegurado, así puedes obtener beneficios como disminuir periodos de espera e inclusive pagar menos por la prima.

• Cuando renueves tu póliza, lee cuidadosamente el contrato, ya que las condiciones suelen cambiar año con año.

• Guarda la póliza y los documentos que la complementan en un lugar seguro y accesible para tu cónyuge o alguna persona de confianza, infórmales o dales una copia.

• Ten a la mano tu credencial del seguro, los teléfonos de atención al cliente de la compañía y el número del agente.

• Revisa tu póliza anualmente y consulta a tu asesor si ocurren cambios significativos en tu situación personal, si adquieres bienes o si se modifica el valor de éstos (si hay nacimientos, divorcio, ampliación de la casa, etc.). El fin es asegurarte de contar con una cobertura adecuada para la nueva situación.

Antes de contratar un seguro
• No firmes hasta haber obtenido suficiente información y además, comprender cabalmente las condiciones del contrato.
• Revisa detenidamente el procedimiento de reclamación.
• Responde con exactitud y con veracidad todas las preguntas de la solicitud y de la póliza. La omisión, inexactitud o falsedad puede liberar a la compañía de la obligación de pago.

¿Qué se puede asegurar?
• Vida. Si la persona asegurada muere, la empresa de seguros pagará una indemnización a las personas designadas por el asegurado. Existe otra modalidad en que el asegurado recibe una indemnización en caso de llegar con vida a la fecha de vencimiento del seguro.

• Accidentes. Protege al asegurado en caso de sufrir una lesión, incapacidad o muerte provocada por un accidente.

• Gastos médicos. Diseñado para cubrir gastos hospitalarios, intervenciones quirúrgicas, medicamentos, análisis clínicos, exámenes o radiografías que el asegurado requiera a consecuencia de un accidente o enfermedad.

• Salud. Puede abarcar los gastos generados por servicios médicos, incluyendo los de salud preventiva.

• Automóviles. Paga una indemnización en caso de que el automóvil del asegurado sufra algún daño a causa de un choque, volcadura o robo. También puede cubrir los gastos de daños causados por el propietario del vehículo a otras personas o a sus bienes debido a un accidente automovilístico.

• Desempleo. En caso de despido del trabajador, le otorga una cantidad fija mensual durante el periodo estipulado en la póliza.

• Diversos. Son todos los seguros que protegen los bienes del asegurado a consecuencia de daños como robo con violencia en casa, robo de mercancías en comercios, bodegas o fábricas y daños a maquinaria o equipo de trabajo.

• Educación. Permite crear un fondo para cubrir los estudios universitarios o de postgrado de los hijos; en ocasiones también garantiza el pago de los estudios en caso de que falleciera el padre proveedor.

Diccionario de conceptos básicos
• Asegurado. La persona que contrata el seguro, realiza los pagos de las primas y recibe los beneficios de la indemnización.

• Póliza. Estipula a detalle las condiciones particulares del contrato y las situaciones excluidas de la cobertura.

• Beneficiario. Persona designada por el asegurado, que recibirá los beneficios del seguro.

• Exclusiones. Aspectos y situaciones que el seguro no cubre y que se señalan en la póliza.

• Deducible. Cantidad que el asegurado tiene que pagar personalmente para cubrir parte de los gastos del siniestro.

• Siniestro. El evento del que se protege al asegurado, de acuerdo con lo pactado en la póliza.

• Suma asegurada. En daños materiales, es el valor que el titular de la póliza establece para los bienes cubiertos por el contrato. En el caso de los seguros de vida, se refiere a la cantidad de dinero que se paga al momento de ocurrir el evento contratado, sea fallecimiento o supervivencia.

También podría gustarte

Comentarios