Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Cómo integrar el deporte a tu vida

La ley del segundo esfuerzo que se aplica en el deporte es más efectiva si se hace parte de la vida cotidiana. Es cierto que las actividades que ocupan sus días dejan poco tiempo para pensar en ejecutar una rutina de ejercicio físico programado, pero cuando se logra transformar el concepto de obligación en diversión, todo resulta más sencillo.Polka Dot Images/Polka Dot/Thinkstock

Hacer deporte no es un privilegio de unos cuantos, sino una responsabilidad que debemos de asumir con el objeto de mantener el cuerpo y la mente en equilibrio, pues además de que representa bienestar físico, hace las veces de terapia relajante después de un arduo día de trabajo, son en estos dos puntos donde radica la importancia de incluirlo como parte de la rutina.

Sin temor al esfuerzo

“No se trata de integrar al deporte a la vida con un concepto negativo. La mayoría de las personas lo ven de esta forma, como si fuera algo que los separa de su área de confort y lo asumen como una obligación que les va a representar un sacrificio y no un esfuerzo gratificante. Cuando el objetivo de hacer ejercicio está ligado a la necesidad de perder peso rápidamente o bien, no hay un convencimiento de los beneficios que aporta el deporte a la vida de las personas, es muy fácil que se termine por abandonarlo”, explica el doctor Roberto Rodríguez Nava, médico del deporte.

Como todas las cosas que son importantes en la vida, debes considerar que hacer deporte es una decisión seria que requerirá de tu tiempo, interés, responsabilidad y compromiso. Antes de involucrarse en recomendable que acudas con un especialista del deporte, para que con base en ciertos estudios de resistencia puedan determinar juntos cuál es el que mejor se adapta a tu capacidad física y que no pondrá en riesgo su salud; una vez dado este primer paso es recomendable considerar los siguientes puntos:

  1. Revisa tu agenda y establece el tiempo real que puedes dedicar a la actividad física.
  2. Con esta información y los consejos de tu especialista médico, determina el tipo de deporte que deseas practicar.
  3. Es recomendable que también hagas cambios en tu alimentación hacia una dieta balanceada, esto aunado al deporte te ayudará a lograr cambios importantes a nivel físico.
  4. Anima a tu pareja o a tus hijos a unirse a tu nuevo plan de vida, de esta manera obtendrás dos ventajas: por un lado el momento se volverá más divertido y por el otro, aprovecha para estimular la comunicación en familia.
  5. La clave para mantenerse unida al deporte por siempre radica en seleccionar la actividad que realmente sea de tu agrado y a la que le puedas dedicar tiempo para que se convierta en una distracción y un momento de disfrute, recuerda que cuando hacemos algo que nos apasiona es difícil dejarlo.

La familia alrededor del deporte

Tú eres precursora de los hábitos positivos en su familia y este cambio que está a punto de generar en su vida, puedes transmitirlo a cada uno de ellos. Es cierto que en gustos se rompen géneros y posiblemente no todos compartan la afición por un mismo deporte, no obstante lejos de ser un obstáculo, es una oportunidad para poder conocer las aficiones de tus hijos y de tu pareja.

“Salir a caminar, andar en bicicleta o en patines, así como el voleibol o el básquetbol, son actividades que se prestan para hacer en grupo. No hace falta ser un profesional, simplemente tener la convicción de que es momento de empezar a hacer algo por su propio bienestar para que se inicie con el pie derecho. No necesariamente hay que tomar todos juntos una clase de pilates o de aerobics, se puede hacer una combinación sana, por ejemplo: si una mujer dispone de tres horas semanales para dedicarle a una sesión de este tipo, puede hacerlo sola y el fin de semana salir a caminar acompañada de su familia”, recomienda el especialista.

¿Es necesario acudir al gimnasio?

Muchas veces creemos que la única forma de hacer ejercicio de manera efectiva es cuando asistimos a un gimnasio o a un club, pero esto es completamente falso, ya que no se requieren de aparatos sofisticados para cumplir con tal fin: “Basta con volver la vista atrás y recordar que antes no existía la tecnología con la que contamos ahora, sin embargo, los atletas tenían una buena preparación, las personas hacían ejercicio sin depender de ningún accesorio sofisticado, lo importante es tener la intensión de ejercitarse”, agrega el doctor Rodríguez Nava.

No existen las fórmulas mágicas ni los aparatos milagrosos que prometen cuerpos extraordinarios en poco tiempo y con el mínimo esfuerzo, lo que es imprescindible es el compromiso con que tú asumas este propósito, pues de ahí surgirá el entusiasmo, el esfuerzo y la tenacidad para no encontrar ningún obstáculo.

“La perseverancia es el motor del éxito”.

También podría gustarte
Comentarios