Cómo superar tragos amargos

iStockphoto/ThinkstockHan pasado 5 años desde que Regina sufrió un accidente automovilístico que la dejó marcada emocionalmente. Su auto se averió en una vía rápida y un hombre se paró a auxiliarla, mientras maniobraban para tratar de echarlo a andar, una camioneta conducida a exceso de velocidad por un joven alcoholizado los arrolló dejándolos mal heridos.

A pesar del aparatoso encontronazo ambos salieron bien librados, pero a Regina el temor la tomó como presa y aún cuando requiere de un carro, se rehúsa a adquirirlo: “la simple idea de conducir me pone tensa, definitivamente no quiero pasar por la misma experiencia otra vez”, terminó confesándole a su padre luego de meses de visitar agencias automotrices, en las que nunca encontraba el vehículo adecuado para ella.

Seguro a ti también te ha ocurrido algo similar ya sea en el amor, el trabajo o hasta has sufrido los efectos de un pasado tormentoso en la forma en que te desenvuelves en el día a día, y te niegas a superar ese trago amargo que si bien ha quedado atrás, la huella que dejó en ti se resiste a desaparecer y esto te limita en muchos aspectos.

Recordar es vivir

En momentos difíciles nunca falta un ‘psicólogo improvisado’ entre tus amistades que te invite a olvidarlo todo y continuar como si nada hubiera ocurrido, pero no es así de fácil ni tampoco recomendable.

La psicóloga Lilia Joya, catedrática de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dice al respecto: “No hay por qué olvidar ninguna de las vivencias que se tienen, son parte de la experiencia, de lo que nos hace crecer y aprender, lo importante es cómo las recordamos: si lo hacemos con rencor, no podremos reconocer por qué y para qué nos pasó. Todo lo que nos acontece ayuda a forjar el carácter y ayuda a abrir nuevos caminos, por ejemplo, terminar una relación amorosa porque ya no hay comprensión y a cambio sí indiferencia, puede causarnos un gran dolor que creemos insuperable, pero a veces ocurre que esa ruptura nos deja el camino libre para vincularnos con otra persona que es capaz de darnos amor, comprensión y comunicación”, afirma la especialista.

Presente y pasado sí comparten

El miedo a revivir pasajes del ayer es el que te impide enfrentar aquello que a la fecha te hace daño como ocurre con Regina quien hasta hace apenas unos meses se ha resuelto a darle solución a sus temores: “entendí que el miedo nos limita y nos prohíbe realizar cosas que nos hacen sentir bien, como a mí el hecho de conducir y de gozar de cierta autonomía. Aún me sudan las manos al tomar el volante, pero ya me atrevo a dar pequeños recorridos y espero en un par de meses tener el control total de mi seguridad y dar el gran paso”.

Comstock/Jupiterimages/ThinkstockLo mejor que te puede ocurrir es tener el valor de darle la cara a tus temores, después de todo este sentimiento es pasajero, pero la tranquilidad que alcances y la oportunidad de trascender van a sumar a tu favor, ¿por qué no reconocer que hacerlo marcará para ti una nueva etapa?

Cuando se ha hecho posible llegar a ese punto de tranquilidad personal, la posibilidad de transmitir esa paz a los demás y volverte empática con ellos está muy cerca, ya que se registran cambios importantes en tu carácter, a partir de que estás tranquila contigo misma y con cualquier suceso que haya alterado tu vida: “Es frecuente que cuando las personas no superan acontecimientos pasados, pueden ir arrastrando su frustración por mucho tiempo, y no se limita nada más hacia sí mismos, sino que impacta en los demás y llegan a convertirse en un motivo de envidia o desacreditación hacia los otros”, agrega la especialista.

Lo mejor que te puede ocurrir es tener el valor de darle la cara a tus temores, después de todo este sentimiento es pasajero, pero la tranquilidad que alcances y la oportunidad de trascender van a sumar a tu favor, ¿por qué no reconocer que hacerlo marcará para ti una nueva etapa?

Te recomendamos:

El Rey León
Dirige Roger Allers y Rob Minkoff

El miedo y otras emociones indeseables
Harriet Lerner
Editorial Oniro

“La perseverancia es el motor del éxito”.

También podría gustarte
Comentarios
close-link